Consejos prácticos para ahorrar tiempo y dinero en un viaje a Nueva York

Consejos prácticos para ahorrar tiempo y dinero en un viaje a Nueva York

Viajar a Nueva York no es precisamente barato: las atracciones turísticas son caras, la casi obligada propina de los restaurantes pone los precios por las nubes y la cerveza es oro líquido. Pero aún así, podéis ahorrar unos dólares siguiendo nuestros consejos:

Transporte

Desde luego que la mejor manera de explorar Nueva York será andando y recorriendo sus calles. Aún así, las distancias son inmensas: Nueva York no solo crece para arriba con sus imponentes rascacielos, sino que también lo hace en términos de superficie. Por ello, para las distancias más largas tendrás que usar algún medio de transporte. Ir en los típicos taxis amarillos puede sonar como un atractivo más de la visita a la Gran Manzana, pero aunque no sea caro en exceso, hay opciones más económicas. Sin hablar de lo difícil que puede ser encontrar un taxi libre cuando llueve o en horas puntas.

Lo mejor para evitar atascos y desplazarte como un auténtico neoyorquino es viajar en metro. Sin embargo, nos encontramos precios que suenan desorbitados: 2,75$ el viaje sencillo. Pero que no se estremezca el bolsillo: por 31$ podéis compraros la Metrocard de 7 días de viajes ilimitados. Sacad cuentas: a dos viajes al día durante una semana ya vale la pena (precios actualizados a diciembre 2016).

Entradas

Muchos visitantes os recomendaran el New York Pass, una tarjeta que puede comprarse para 1, 2, 3, 5, 7 o 10 días y que permite la entrada a casi todas las principales atracciones turísticas. ¿Pero vale la pena? Realmente depende de cuántas atracciones queráis abarcar. Por ejemplo, nosotras en 5 días sin la tarjeta accedimos a los siguientes lugares de pago:

  • Estatua de la Libertad + Ellis Island: 18$
  • Museo de Historia Natural: 10$ en taquilla (el precio online es de 22$, pero en taquilla se puede pagar la voluntad – día 4 del itinerario)
  • Top of the Rock (acceso a la azotea del Rockefeller): 26$
  • MoMA: 0$ (aprovechamos que es gratis el viernes por la tarde (día 2 del itinerario)

TOTAL: 66$. El pase de un día cuesta 109$, dos días 189$, tres días 203$ y cinco 240$. Por lo tanto, podemos decir que nosotras ahorramos al no comprarlo.

¿Significa que el City Pass es un timo? En absoluto: realmente incluye un montón de opciones que si os interesan pueden resultar económicas. Por ejemplo, si vais justos de tiempo y no os desagrada la idea de ir en bus turístico, os ahorráis los 62$ que cuesta el bus por dos días. O si queréis realizar tours guiados a pie o en bicicleta sobre el puente de Brooklyn os ahorrarías 45$ o 24$ respectivamente. Y así, un largo etcétera que encontraréis con precios actualizados en la página oficial.

En conclusión, nuestra recomendación es que no os apresuréis comprando y evaluéis primero qué atracciones os interesan y cuánto queréis abarcar para ver si os vale la pena la inversión del New York Pass. En otras palabras, no se trata de comprar el Pass y luego intentar meter un montón de atracciones y tours en el itinerario para sacarle provecho.

Otras recomendaciones sobre entradas: Comprando el Pass podéis saltaros la cola en algunos lugares seleccionados, pero si no es el caso os recomendamos reservar con antelación: las colas para subir al Empire State los días que estuvimos le daban la vuelta entera a la manzana. Lo mismo ocurre con los ferries que llevan a la Estatua de la Libertad (a nosotras nos dio para más de un baile para matar el tiempo). Vale más prevenir y ahorrarse la espera.

Madrugad. Nueva York es la ciudad que no duerme, pero las atracciones sí cierran. Y vamos a ser sinceros, en verano todavía, pero en invierno a 0º (con suerte) una vez que anochece no hay mucho que hacer.

Broadway

Si os apasiona el espectáculo no podéis perderos la experiencia inolvidable de asistir a un musical en Broadway. El abanico de opciones es amplísimo: des de la mágica sabana de El Rey León, al jazz de Chicago, la revolucionaria Les Miserables, la política de Hamilton… Hay para todos los gustos, pero no podemos decir lo mismo “para todos los bolsillos”. Pero que no decaiga el ánimo, también podéis encontrar ofertas, descuentos e incluso gangas para ir al teatro.

La opción más barata es TKTS, con taquillas en:

  • 47th Street and Broadway
  • South Street Seaport (esquina de las calles Front y Johns)
  • One MetroTech Center en la esquina de Jay Street y Myrtle Avenue

⇑ Pros: entradas al 50%
⇓ Contras: las colas y que solo podréis comprar el mismo día de la función para aquellos asientos que queden libres, con lo cual no os aseguráis encontrar sitio en el espectáculo que queréis

La segunda opción es comprarlos online usando Broadway Box.

⇑ Pros: podréis elegir el espectáculo que queráis, comprando con tanta antelación como queráis y evitaréis perder tiempo en interminables colas a la intemperie. En nuestro caso, para ver Chicago nos ahorramos 30$ por persona en asientos en el patio de butacas.
⇓ Contras: menores descuentos y limitados a algunas fechas.

Finalmente, una tercera opción para los más arriesgados. También es posible acudir a las taquillas del teatro tan pronto como abran antes de la función. En ocasiones, venden los asientos que les quedan libres a precios irrisorios.

Alojamiento

Alojarse en Manhattan puede parecer un lujo a primera vista, pero si no tenéis suerte en Booking.com, tenéis la opción de alojaros en casa de un neoyorquino en Airbnb por precios más asequibles. Si aún no sois miembros, registraros aquí para conseguir 30€ de descuento en vuestra primera reserva.

También hay quien elige alojarse en Jersey City, donde los precios son sustancialmente más bajos y tomar el tren a diario hacia Manhattan, aunque solo lo recomendaríamos para estancias largas, ya que lo que os ahorráis en alojamiento lo perdéis en tiempo de trayecto ferroviario.

Itinerario de 5 días en Nueva York

Dónde comer en Nueva York



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *