Bacharach, el pueblo más bonito del valle del Rin

Bacharach, el pueblo más bonito del valle del Rin

Los valles del Rin y del Mosela ofrecen un entorno natural inigualable en la parte occidental de Alemania. Los aeropuertos más accesibles en cuanto a tráfico aéreo y tarifas de vuelos son los de Colonia y Frankfurt. Aún así, para explorar la región en transporte público, os recomendamos hacerlo desde la ciudad de Coblenza, muy bien conectada en tren con los lugares que os recomendamos y, además, al ser una urbe poco turística, cuenta con alojamiento barato.

En esta entrada os contamos todo sobre cómo llegar y qué ver en Bacharach. Si queréis descubrir más en la zona, nuestra entrada anterior os transporta al castillo de Burg Eltz y al pueblo de Cochem.

Bacharach: nuestro pueblo favorito del Valle del Rin

Nos acercamos al Rin para visitar el que fue nuestro pueblo favorito del viaje, Bacharach. Se encuentra a 35 minutos en tren desde la estación central de Coblenza (salidas cada hora). Además, todo el trayecto es muy escénico, ya que las vías del tren discurren a orillas del río. De hecho, justo antes de llegar a Bacharach, el tren pasa al lado de Burg Pfalzgrafenstein, una fortificación sobre una isla en medio del río, que se usaba para cobrar tributos a los comerciantes. Si vais en coche, se tarda unos 50 minutos desde Coblenza a Bacharach.

Desde nuestra llegada a la estación, el pueblo nos enamora. Empezamos nuestra visita recorriendo la Mainzerstrasse y Oberstrasse, la vía principal que cruza la localidad. Entre sus casas de entramado de madera, se encuentran el pequeño ayuntamiento, tiendas y restaurantes. Más o menos en la mitad de Oberstrasse podréis ver el sorprendente edificio de la Post Hof (antigua oficina de correos) y en una esquina algo más allá de la iglesia se encuentra la Alteshaus, la casa más antigua de Bacharach.

Desviándonos por las calles adyacentes hacia el río, vamos encontrando diferentes torres sobre las murallas, a las que se puede subir gratuitamente.

Las de la muralla no son las únicas torres a las que uno puede subir en Bacharach. De hecho, justo a la salida del pueblo se alza entre las viñas la Postenturm. Se dice que el nombre de Bacharach proviene de Baco, el dios romano del vino, indicando que ya en la época del Imperio Romano, esta zona era conocida por sus viñedos.

Restauradas y reabiertas al público en 2005, las escaleras de madera a la torre son seguras, aunque la subida en sí puede ser algo vertiginosa. Sin embargo, la panorámica lo vale. El acceso es gratuito.

Desde lo alto de Postentrum se obtienen las mejores vistas de las ruinas de la Wernerkapelle. Símbolo del Romanticismo alemán, la construcción de esta capilla tiene una triste historia de fondo: una revuelta del siglo XIII contra la comunidad judía, que había sido acusada (infundadamente) del asesinato de un niño, y en la que murieron decenas de personas. La capilla se alzó a posteriori en el lugar donde se encontraba la tumba del niño Werner.

Para ver la capilla de Werner más de cerca, bajamos primero hacia la puerta Steeger Tor, a la derecha mirando al pueblo (hay un sendero descendiente que nos conduce hacia allí) y, a continuación, atravesamos uno de los rincones más bucólicos de Bacharach, Malerwinkel, con sus casitas y jardines.

Aprovechamos para visitar el interior de la iglesia protestante de San Pedro, que antes hemos pasado de largo, y luego continuamos pos las escaleras que llevan a la capilla.

Un poco más arriba de la capilla se encuentra el castillo de Bacharach. Construido originalmente entre los siglos XI y XII, Burg Stahleck es una reconstrucción completada en los años 1960. Hoy en día no solamente ofrece unas vistas inigualables sobre el pueblo y el Rin, sino que también es un albergue juvenil.

El patio del castillo ofrece una amplia terraza con mesas y bancos donde puede hacerse un picnic o pedir comida del albergue. O simplemente, podéis degustar un riesling, el dulzón vino blanco de la región, que sirven en el albergue a muy buen precio.

Otros lugares que explorar cerca de Bacharach

Nosotros estuvimos unas 4h en Bacharach (incluyendo la comida y con toda la calma) y luego cogimos el tren para proseguir nuestro viaje a Colonia. Sin embargo, si tenéis más tiempo podéis:

– Parar en tren en el vecino pueblo de Oberwesel (4 minutos en tren)

– Visitar la localidad de Boppard (22 minutos en tren)

– Admirar el castillo de Rheinstein (10 minutos en tren + 30 minutos andando solo ida, o bien 12 minutos en coche)

En resumen:

Viajes seguros:

Por ser lector, pincha en la imagen y disfruta de 5% de descuento en tu seguro Heymondo para viajar a Alemania o cualquier otro destino que tengas en tus planes. ¡Gracias!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *