China Día 9: Chengdú – Calle Jinli, parque del Pueblo, ópera de Sichuan

China Día 9: Chengdú – Calle Jinli, parque del Pueblo, ópera de Sichuan

El tren de Xi’an llegó a mediodía a Chengdú, después poco más de 14h de recorrido y la verdad es que después de tantas horas en el tren ya nos apetecía estirar las piernas. Salimos de la estación de trenes y cogimos la línea 1 de metro hacia Huaxiba, a 5 minutos a pie de nuestro alojamiento.

Dónde alojarse en Chengdú

Nos alojamos en el Mrs. Panda Hostel y fue, sin duda alguna, uno de los mejores alojamientos en los que hemos estado y lo recomendamos encarecidamente. A parte de dormitorios compartidos, este hostal tiene habitaciones dobles y triples de hotel a precios irrisorios. Nosotros estuvimos dos noches en una habitación triple por 160元.

El hostal nos enamoró no solo por el precio y la comodidad, sino también por la amabilidad del personal, los servicios que ofrecen (excursiones, comida, cambio de divisa…) y por el toque de repartir peluches de oso panda por todas las zonas comunes. Además, si queréis proseguir el viaje hacia el Tíbet, os gestionan toda la documentación desde el hostal.

En caso de no encontrar habitaciones disponibles, están asociados a otro hostal en la ciudad, un poco al norte de la plaza Tianfu, con muy buenas referencias en Booking: Mr. Panda Hostel.

Deliciosa comida tibetana

Empezábamos a tener hambre y a falta de poder ir a la región del Tíbet en este viaje, queríamos probar la comida tibetana. En concreto, queríamos ir al Are Tibetan, un restaurante destacado por servir auténtica comida tibetana en la Lonely Planet. Cogimos el bus cruzando el río delante del hostal y paramos cerca de la Calle Jinli en el barrio tibetano. No nos hizo falta buscar el restaurante, porque estaba justo delante de la parada del bus. La decoración del local es preciosa y tienen puesta música tibetana de ambiente. Nos sentaron en una mesa en la segunda planta y nos sirvieron un té riquísimo.

En cuanto a la comida, es una delicia. Nos costó pedir porque realmente queríamos probarlo todo. Al final nos decidimos por un plato de ternera con pimiento verde, unas patatas con especias espectaculares, tierna y jugosa carne de yak y un pan típico tibetano. Nos costó todo unos 165元.

Calle Jinli

Después de la comida, cruzamos de nuevo la calle y nos adentramos en la calle Jinli. Se trata de una reproducción de una típica calle comercial china, donde venden todo tipo de artículos de recuerdo, además de artesanía y comida. Para nuestro gusto, la calle está bien para dar un paseo sin más, pero no vale la pena pasar mucho tiempo allí, a menos que vuestra intención sea ir de compras.

Parque del Pueblo

Seguimos nuestro camino hacia el parque del Pueblo, a unos 15 minutos andando. En este parque si vale la pena perderse. Se trata de un parque muy popular entre los residentes de Chengdú que acuden a él para sesiones de baile, juegos de mesa tradicionales, tomar el té en una de las múltiples casas de té, pasear a la sombra de los árboles y a la orilla de un lago, donde también hay barcas para alquilar, tocar algún instrumento

… o encontrarle novio a sus hijos. Sí, sí, habéis leído bien. Una zona del parque del Pueblo está dedicada a que los padres y madres busquen pareja a sus hijos solteros. Está repleto de anuncios y padres que conciertan citas. Mejor que el Tinder.

Ópera de Sichuan en la casa de té Shu Feng Ya Yun

Un poco más al noroeste del parque del Pueblo se encuentra el parque de la Cultura, donde se encuentra la casa de té Shu Feng Ya Yun en la que cada noche hay un espectáculo de ópera de Sichuan. No queríamos perdérnoslo y por planificación y horario, era el único día que podíamos ir de los tres días que íbamos a pasar en Chengdú, así que no nos arriesgamos y compramos las entradas anticipadas en Viator. Nos salieron por unos 20 euros, aunque si podéis comprarlas en la taquilla delante del Parque de la Cultura las encontraréis por 120元 (16 euros). Hay funciones a diario a las 20h y el espectáculo dura una hora y media.

¡CONSEJO AHORRADOR! Recomendamos al 100% la experiencia en Shu Feng Ya Yun, aunque si queréis ahorraros unos yuanes y vuestra visita coincide en sábado, también es posible ir a la casa de té Yuèlái, donde ofrecen espectáculos en los que también podréis ver cambio de máscaras entre las 14h y las 16h, por un precio más modesto de entre 20 y 40元).

Antes de que empiece la función, se puede ver cómo se visten y maquillan los actores, incluso hay turistas que pagan para que les pinten y les vistan a ellos también para hacerse la foto. Además, podéis echarle un vistazo a todos los complementos (coronas, diademas, banderillas…) y al colorido vestuario.

Se sirve durante toda la función y frutos secos (gratis con la entrada) y se pueden comprar fruta y platos más elaborados (un poco más caro que en un restaurante, pero se puede regatear). Mientras se espera el comienzo de la función, también se puede pagar por un masaje (20元) o una limpieza de orejas A FONDO (10元): ver para creer

A las 20h empieza la función. Cada una de las actuaciones muestra un pedacito de la cultura y las artes de Sichuan. Algunas de ellas són más musicales: instrumentos tradicionales, ópera, representación teatral musicalizada.

También hay una actuación de marioneta. Increíbles los movimientos que puede realizar la marioneta, logrando que por momentos uno se olvide de que hay una persona encima del escenario.

Otra actuación esencial de la función son las sombras chinas.

Cabe decir que todas las actuaciones tienen su gracia tanto para el público chino como extranjero excepto quizás una que llaman «Rolling Lights», una representación teatral con texto que a falta de entenderla son diez minutos de payasadas.

Al final de la función, llega la actuación estrella, la que todo el mundo espera: los cambios de vestuario y máscaras (bian lian). Los actores cambian de cara en un abrir y cerrar de ojos, un arte cuyo secreto es un misterio y que se pasa de generación en generación. Os colgamos un vídeo en que se ven algunos cambios rápidos, pero dejamos de grabar pronto para disfrutar al cien por cien del espectáculo. Nos dejó boquiabiertos y vale la pena ir a la ópera solo por este final apoteósico.

Al salir del teatro, nos dirigimos a la boca de metro más cercana Tonghuimen (línea 2) y transferimos a la línea 1 para llegar a Huaxiba y volver al Mrs. Panda Hostel, no sin antes comprarnos un plato de fideos, una ensalada y unos baozis de carne para cenar antes de ir a la cama. A la mañana siguiente nos esperaba una excursión a Leshan, para ver su gigantesco Buda.

En resumen:

China en 21 días: itinerario



1 pensamiento sobre “China Día 9: Chengdú – Calle Jinli, parque del Pueblo, ópera de Sichuan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *