Día 12: Cañón del Sumidero

Día 12: Cañón del Sumidero

Con base en San Cristóbal de Las Casas se pueden hacer montones de excursiones en los alrededores. Una de las más populares es al cañón del Sumidero.

¿Por libre o excursión?

Si nos seguís, sabéis que siempre tratamos de evitar excursiones organizadas, pero de esta no pudimos escaparnos. Se puede llegar a los muelles del cañón y pedir precio para dar el paseo en barco. Sin embargo, eso implicaría ir en taxi o Uber hasta allí y luego pagar un precio similar al de los tours para el barco. Adicionalmente, como se trata de un parque nacional hay una tasa de entrada que algunas agencias incluyen en el precio de la excursión, mientras que si vas por tu cuenta son unos 35 pesos extra, aproximadamente.

Hay dos tours al cañón del Sumidero que ofrecen prácticamente todas las agencias. Ambos cuentan con el paseo en barco por el cañón y la visita al pueblo de Chiapa de Corzo. Una regresa luego a San Cristóbal, mientras que la segunda asciende a los miradores del cañón. Los precios más baratos que encontramos incluyendo los miradores después de comparar bastante eran de 350 pesos por persona en la agencia Explorando Chiapas en la calle Real de Guadalupe.

La experiencia con la agencia fue buena, pero nos tocó un conductor dispuesto a matarnos de hambre si no íbamos a comer donde él quería. Imaginamos que se llevaría una comisión, pero al decirle el grupo que queríamos ir a comer al mercado de Chiapa de Corzo y no al bufé que él proponía, nos llevó primero a los miradores después del paseo en barco en lugar de a Chiapa de Corzo cambiando el orden previsto y terminamos comiendo a las 16h. Menos mal que llevábamos unas galletas para el camino.

Cañón del Sumidero

El conductor, cuando todavía no parecía un mercenario secuestrador de un bufé, vino a buscarnos puntuales a nuestro alojamiento Le Gite del Sol. Después de una ronda de recoger a otros turistas, salimos de San Cristóbal rumbo a Tuxtla, capital chiapaneca. A medio camino se encuentran los embarcaderos de los barcos que recorren el río.

En cuestión de minutos ya estamos montados en el barco con nuestros chalecos salvavidas y empieza el recorrido. Es importante llevar gorra y protector solar porque el paseo se realiza a media mañana y el sol pica.

Al principio no parece gran cosa, pero el paisaje se vuelve bellísimo a medida que las paredes del cañón se estrechan. El cañón está ubicado en una falla tectónica y, en algunos tramos, sus muros se alzan 1300m desde el fondo de la garganta del río.

El guía, la verdad que desganado, nos va señalando los puntos destacados del recorrido, como el árbol de Navidad que conforma el musgo de una cascada de 250m o la cueva de los colores.

El cañón cuenta también con una rica flora y fauna. Además de variedad de aves, los protagonistas de la excursión son sin duda los monos araña y los cocodrilos.

Estos últimos son más difíciles de ver en época de lluvias, pero tuvimos suerte de ver uno descansando en una orilla.

Y ahora viene la parte triste porque no todo es bonito. En el extremo más lejano del embarcadero, las barcas dan media vuelta en una presa donde tienen montado un tinglado de venta de refrescos y snacks a precios desorbitados. Aunque no compres, te chafa un montón la experiencia. Aparte que alucinas porque supuestamente el cañón es un parque nacional.

Encima, es donde los guías que manejan los barcos aprovechan para pedir propina. Tampoco es obligatoria, pero cuando no pagas pasas el mal trago en una barca en medio del río. Finalmente, el río está lleno de plásticos flotando por doquier y da mucha, mucha pena que nos estemos cargando el planeta de esta manera. De hecho, aunque evidentemente no todos, no me extrañaría que parte de esos plásticos provengan del chiringuito improvisado en la presa. Por todos estos motivos estamos algo divididos al recomendar esta excursión: los paisajes lo valen pero la explotación irresponsable los está destruyendo día tras día.

Los miradores

Desde la presa, los barcos van a contracorriente a toda pastilla y terminan el recorrido que dura aproximadamente 2h. El nuestro terminó a las 12h30 y lo normal hubiera sido ir a Chiapa de Corzo a comer para luego seguir hacia los miradores. Sin embargo, como ya os hemos comentado, nuestro conductor quería sí o sí que comiéramos en un bufé y al negarnos todo el minibus en rotundo, en lugar de llevarnos a comer, nos llevó a los miradores primero.

Estos miradores se encuentran al norte de Tuxtla Gutiérrez, aproximadamente a 40 minutos en coche desde los embarcaderos del cañón. Las excursiones paran hasta en tres miradores distintos. Las vistas al cañón desde sus abruptas paredes son el perfecto complemento a la visita en barco.

Chiapa de Corzo

Ahora ya sí, al conductor no le queda más remedio que llevarnos a Chiapa de Corzo. Pero antes, evidentemente nos intenta colar otra vez que conoce un restaurante que viene de camino y bla, bla… El trayecto lo vuelve a hacer a regañadientes y en unos 40 minutos llegamos a la plaza principal.

Chiapa de Corzo es un pequeño núcleo urbano que, a pesar de sus dimensiones hoy en día, en su momento fue capital de la región. Desde 2012, por su historia y su patrimonio tiene el distintivo de Pueblo Mágico. Nuestra visita duró poco más de 1h. Lo primero que hicimos, hambrientos, fue comer en uno de los puestos de sopa de cochito, un contundente guiso de carne de cerdo. La ración estaba a 50 pesos.

Después de comer, nos dio tiempo de admirar la llamativa fuente de la Pila, en mitad de la plaza central, dar un paseo por las calles adyacentes y asomarnos a la casa museo Ángel Albino Corzo antes de volver al minibus.

Regreso a San Cristóbal de Las Casas

Desde Chiapa de Corzo llegamos a San Cristóbal de Las Casas sobre las 17h30. Como todavía nos quedan un par de horas de sol, aprovechamos para seguir explorando los atractivos de la ciudad que os describimos en nuestra anterior entrada.

Mañana saldremos a visitar el vecino pueblo indígena de San Juan Chamula y lo haremos por nuestra cuenta.

En resumen:

Itinerario de 24 días en México



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *