Día 17: Excursión a Uxmal desde Mérida

Día 17: Excursión a Uxmal desde Mérida

La Península del Yucatán es la zona más turística del país. Quizás por eso, todo está organizado para visitar en tours y las opciones de transporte público a los lugares más icónicos son bastante limitadas. Sin embargo, hoy os contaremos cómo llegar a las ruinas de Uxmal desde Mérida sin tener que montarse en un bus lleno de guiris. Podríamos haber ido en coche, pero decidimos que al ser posible ir en bus, podíamos ahorrarnos ese día de alquiler.

Cómo llegar a Uxmal

Para ir a Uxmal en autobús, hay que dirigirse a la central de autobuses de 2a clase, la terminal TAME. Está justo al lado de la terminal de autobuses de ADO. Los autobuses hacia el recinto arqueológico salen a las 9 y a las 10h40. Al haber solo estas dos salidas, es conveniente que compréis los billetes el día anterior. Comprad ida y vuelta, pues los conductores respetan a quienes tienen billete de regreso. Si no lo tenéis y el bus va lleno, os dejaran allí tirados. De vuelta, solo pasan autobuses por la carretera a las 15h30 y a las 17h30, aproximadamente. El trayecto dura entre 1h30 y 2h. El precio en verano de 2019 era de 76 pesos el trayecto.

Las ruinas de Uxmal

Llegados al cruce de la carretera, el recinto arqueológico queda a unos 200m. La entrada al recinto cuesta 75 pesos, el precio establecido por el Gobierno Nacional, que ya hemos pagado en las pirámides de Teotihuacán o en el Museo Nacional de Antropología. Sin embargo, estamos en la península de Yucatán, donde los estados de Yucatán y Quintana Roo aplican un precio estatal a las visitas. En el caso de Uxmal son 338 pesos. En total, 413 pesos (unos 20€) que distan muchísimo de los 4€ que pagamos en el resto del país hasta ahora. Estar en un foco turístico es lo que tiene.

A pesar del precio, las ruinas de Uxmal son únicas y nuestras favoritas de este viaje a México. Un imperdible si estáis en Yucatán.

Además, encontramos que entre semana y en época de lluvias los tours podían contarse con los dedos y por momentos estuvimos solos en casi todas las construcciones. Evitad a toda costa éstas y cualquiera de las ruinas mayas del país en domingo, que es gratis para los mexicanos y las aglomeraciones pueden ser exageradas.

La gran pirámide del Adivino

La pirámide del Adivino es la construcción más importante y singular de la zona arqueológica de Uxmal. Sus 35 metros de altura no os sorprenderán tanto como su base ovalada, única en la cultura maya.

Debido al desgaste y a la peligrosidad de la inclinación de los escalones, no está permitido ascender a la pirámide. Tened en cuenta que se dice que la pirámide fue construida así adrede para que al subirla fuera imposible levantar la cabeza y al bajarla, fuera una temeridad darle la espalda a los dioses.

El Cuadrángulo de las Monjas

Seguimos el recorrido por otra de las construcciones del recinto que nos os dejará indiferentes: el Cuadrángulo de las Monjas. Se trata de cuatro edificios que rodean una especie de patio central y cuyas características son un claro ejemplo de la arquitectura Puuc. Los muros inferiores son  lisos, mientras que los frisos superiores están ricamente ornamentados con figuras animales y mascarones de dioses mayas.

El Cuadrángulo de los Pájaros

A este cuadrángulo, justo en la parte posterior de la pirámide del Adivino, os asomaréis a la entrada y querréis volver a pasar antes de salir también. La perspectiva de la pirámide es absolutamente fascinante desde este patio cerrado, rodeado de columnas.

Palacio del Gobernador

Saliendo del cuadrángulo de las Monjas, pasamos un modesto Juego de Pelota, similar al que vimos en Palenque y mucho menos impresionante que el que veremos en Chichén Itzá en unos días.

Por aquí se llega al palacio del Gobernador, una estructura de base rectangular. Frente a las escalinatas centrales podréis ver la plataforma del Jaguar, que probablemente fuera un altar ceremonial. A un lado, se encuentra la Casa de las Tortugas, un edificio de dimensiones mucho más reducidas, pero bastante bien conservado.

De nuevo, destaca la decoración de la parte superior del palacio del Gobernador. Especialmente en la parte central se distingue a la perfección un gobernante maya con un penacho con una serpiente bicéfala. La fachada es conocida además por ser de las más largas de la arquitectura maya (100m).

Se puede subir a este edificio y desde ahí contemplar la pirámide del Adivino, que se asoma entre la maleza, y la Gran Pirámide, siguiente parada del itinerario.

La Gran Pirámide

Al suroeste del palacio se alza esta pirámide a la que, a diferencia de la del Adivino, sí está permitido subir (aunque se rumorea que no por mucho tiempo). Las vistas desde arriba sobre la selva son espectaculares, así como los relieves de aves guacamayas del templo de la parte superior. Aunque subir parece arduo, bajando se suda más por la vertiginosa pendiente.

La Casa de las Palomas

Bajamos con mucho cuidado de la Gran Pirámide y unos pasos a la izquierda nos encontramos con la Casa de las Palomas. El nombre se debe a la imponente crestería de esta construcción.

Otras ruinas

De regreso hacia la entrada, en la parte posterior del Cuadrángulo de las Monjas, se encuentra el Grupo del Cementerio. Otros grupos de edificaciones menores están esparcidos a lo largo y ancho del recinto arqueológico, algunas entre la maleza, y para muchos de ellos no hay indicaciones.

Regreso a Mérida

Para comer en las inmediaciones de Uxmal, las opciones son limitadas. Tan solo encontramos un restaurante turístico y un food truck al lado de la carretera con bebidas, patatas de bolsa y galletas igualmente caros. Nosotros optamos por subsistir con comida que llevábamos de Mérida y apostamos por cenar temprano y mejor. En concreto, hoy cenamos en la Chaya Maya, uno de los restaurantes más renombrados en Mérida, antes de asistir a las serenatas que tienen lugar en el parque de Santa Lucía cada jueves. En nuestra anterior entrada, os dejamos algunas recomendaciones de lugares donde comer en Mérida.

Hacia las 15h30 pasó el bus sin apenas retraso. De hecho, si vais a hacer esta excursión en transporte público, además de comprar los billetes de ida y vuelta para aseguraros que os recojan, os recomendamos que vayáis a esperar a la carretera con algo de antelación. Los horarios no son fijos, ya que es una parada intermedia que realiza el bus y tanto puede pasar algo más tarde como algo más temprano al horario establecido.

En resumen:

Itinerario de 24 días en México

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *