Hollywood, Venice Beach y Santa Monica en 2 días

Hollywood, Venice Beach y Santa Monica en 2 días

En nuestro road trip por la costa oeste, saliendo de San Francisco, no visitamos la ciudad de Los Ángeles en sí por falta de tiempo. Eso sí, no pasamos por alto los atractivos alrededor de la ciudad más famosa del Sur de California: Hollywood y las playas de Venice Beach y Santa Monica. En particular, pasamos un día entero en Hollywood y un segundo día entre el observatorio de Griffith y la costa.

Go Los Angeles Card

Primero, los preparativos. Para sacar el máximo partido a Hollywood en un día, si vais incluir la visita a unos estudios de cine, lo más recomendable para ahorrar unos dólares es hacerse con la Go Los Angeles Card, que incluye el acceso a la mayoría de atracciones de la meca del cine. Os pongo un ejemplo:

Go Los Angeles Card de 1 día 92$

Entrada a los estudios de la Warner: 69$
Entrada al teatro Dolby, donde se entregan anualmente los Oscar: 25$

Solo con estas dos atracciones, el pase ya sale a cuenta. Nosotros además visitamos también:
Museo de cera Madame Tussauds: 36$
Hollywood Museum: 15$

¡Ahorro total: 53$!

Se pueden comprar estos pases online en la página oficial. Además, en Groupon a veces venden cupones para la Go Los Angeles Card de 1 día a partir de 68$. Y por si no fuera suficientemente atractivo, los pases de 3 o más días incluyen la entrada al parque temático de Universal Studios, que nosotros ya visitamos en Orlando, Florida.

Día 1

Warner Bros Hollywood Studio Tour

Empezamos el día con esta visita al lugar donde se gestan las películas. Si compráis la Go Los Angeles Card tenéis que hacer reserva previa para el tour. Ojo que a veces tienen restricciones horarias (solo tours de mañana o de tarde) y os conviene saberlo con antelación para organizar el día. Los estudios están en el distrito de Burbank, a unos 20 minutos en coche del Paseo de la Fama. El aparcamiento de los estudios cuesta 7$, de lo contrario se puede aparcar en la calle y acceder a pie.

El tour dura 3h (2h guiadas + 1h libre). Se realiza en un carrito típico de estudio de cine y al principio el guía pregunta a los pasajeros qué tienen interés en ver. El tour puede variar según los gustos del grupo (unas 15 personas) y según los calendarios de rodaje. Por lo tanto, no siempre se ve lo mismo.

Habitualmente se visitan los sets exteriores (como un Nueva York de cartón piedra o casas que aparecen en series y películas), algunos interiores, como el set de Central Perk de la serie Friends, el apartamento de Leonard y Sheldon en The Big Bang Theory, la exhibición permanente de Batman y la saga de Harry Potter (aunque estas últimas películas se grabaron en los estudios de Londres), salas de efectos especiales y almacenes de accesorios.

A mí en particular me flipó sentarme en el sofá de Central Perk y correr cual Phoebe en un simulado Central Park neoyorkino.

Paseo de la Fama

Ahora sí vamos al centro neurálgico del barrio más cinematográfico del mundo: el Paseo de la Fama. En este paseo os podéis pasar horas buscando la estrella de vuestro famoso preferido. ¡Hasta venden mapas!

Teatro Chino

En el mismísimo paseo se encuentra el renombrado Teatro Chino de Grauman. Ante él hay una pequeña explanada con impresiones de manos y autógrafos de celebridades varias del mundo del cine.

El teatro en sí es, en realidad, un cine inaugurado en los años 20 y que continúa operativo en la actualidad. La sala principal cuenta con capacidad para más de 900 personas y tecnología IMAX. Aparentemente, el interior es espectacular.

Dolby Theatre

A escasos pasos del Teatro Chino se encuentra el Teatro Dolby, antes conocido como Teatro Kodak. Desde el 2001, cuando se inauguró, ha hospedado la ceremonia de entrega de los Oscar.

La visita empieza de manera bastante peculiar, a lo largo de un pasillo entre mostradores de tiendas como si fuera un centro comercial de lujo. El caso es que para la ceremonia, el teatro se viste con la icónica alfombra roja y cubre todo el acceso con cortinas. El tour luego accede al interior del edificio, donde se pueden ver algunas salas del backstage y pasear sobre el escenario. La visita, guiada, apenas dura media hora y no se pueden tomar fotografías. Entra con la Go Los Angeles Card, de lo contrario, tiene que gustaros muuuuucho el mundillo de Hollywood para pagar los 25$ de la entrada.

Hollywood Museum

Este museo, en una travesía del Paseo de la Fama, cuenta con más de 10.000 accesorios usados en películas, incluyendo muñecos, vestuario, joyas, etc. Hay muchísimo por ver, pero las instalaciones necesitan algo de renovación. Lo chulo es que está dividido por géneros: los objetos relacionados con el cine de terror se encuentran en una mazmorra, por ejemplo.

Museo de cera Madame Tussauds

La verdad es que le veo poca gracia a los museos de cera. De hecho, no teníamos previsto entrar, pero ya habíamos visitado el resto de atracciones que nos interesaban, entraba en el pase y quedaban todavía 2h para el cierre. Así que… sin pensarlo mucho terminamos pasándolo bien y con cientos de fotos freak interactuando con las figuras más famosas del cine hollywoodiense.

Día 2

El cartel de Hollywood y el Observatorio de Griffith

Nos hemos tirado un día entero sacándole provecho a la Go Los Angeles Card en Hollywood pero, ¿y el cartel para cuándo? Desde el Hollywood & Highland Center Mall, un centro comercial del Paseo de la Fama, es posible verlo, pero como muy de lejos. La opción más cómoda es conducir hasta el observatorio de Griffith. Aún así, vais a verlo mucho más lejos de lo que os imagináis. La foto está hecha con mucho zoom. Basta que os fijéis en las dos personitas sobre la colina para haceros una idea de lo lejos que queda.

Algunas maneras para verlo más de cerca son:
– Conduciendo por la sinuosa Mulholland Highway
– Desde Lake Hollywood Park (solo hay que andar un poco desde el aparcamiento de Canyon Lake Drive)
– Haciendo una caminata por Bronson Canyon (unas 3h de ruta circular)
– Tomando un sendero por el Griffith Park (también unas 3h, conviene pedir indicaciones a un ranger para saber qué camino seguir)

Nosotros nos quedamos con las vistas desde el observatorio y no exploramos más. Preferimos dedicarle más tiempo al observatorio en sí y a la playa que a conseguir la foto perfecta con el cartel.

El observatorio de Griffith abre de martes a domingo. Entre semana, abre de 12 a 22h, mientras que el fin de semana el horario se amplía de 10 a 22h. Sus exhibiciones son imprescindibles para todos los apasionados del universo. Visitar el edificio al completo puede tomar entre 1 y 2h.

Venice Beach

Seguimos nuestro recorrido yendo a las playas más famosas de Los Ángeles. En concreto, aparcamos en Venice Beach y desde allí, andaremos a Santa Monica. Poca broma, porque desde Hollywood a Venice hay que cruzar la ciudad y se tarda como 1h en coche. Podéis aprovechar y pasar por el lujoso barrio de Beverly Hills.

El lugar ideal para empezar un itinerario a pie por las playas de Los Ángeles es Windward Avenue, donde las letras colgantes de Venice y varios murales dan la bienvenida al visitante. Una manzana más allá se llega a primera línea de costa, donde encontraréis un paseo conocido como Boardwalk.

El ambiente en Venice Beach es entre alternativo, bohemio y decadente. Frente al mar se suceden tiendas de souvenirs cutres, de ropa de skater y de auténticos artistas, bares y locales de tatuajes y piercings. Hay un gigantesco skate park muy cerquita de la entrada al Boardwalk. En el resto de la playa, es muy común ver a gente patinando, jugando al voleibol o haciendo culturismo.

Santa Monica

Si se sigue el Boardwalk andando entre palmeras, en unos 45 minutos se llega al Santa Monica Pier, que marca el final de la ruta 66 y donde se encuentra un parque de atracciones. El acceso al parque es gratuito. Montar a las atracciones requiere tickets individuales que cuestan entre 5 y 10$.

Las playas en sí, tanto Venice Beach como Santa Monica, son largas extensiones de arena donde tumbarse a tomar el sol. Sin embargo, la temperatura del Pacífico en estas latitudes no es apta para frioleros. Nosotros topamos un día de mucho calor, pero fuimos incapaces de meternos. Había gente en el agua nadando, pero sobretodo surfistas con neopreno. Así que… nos conformamos con ver las casetas de los vigilantes de la playa (y los vigilantes, of course).

La zona más alejada de la primera línea de Santa Monica está repleta de calles comerciales y restaurantes de todo tipo, ideales para tomar algo antes de seguir la ruta. ¿Os acordáis que hemos dejado el coche en Venice? Si no os apetece volver andando, el bus número 1 pasa por 4th Street (Broadway) en Santa Monica y os deja en Windward Avenue en Venice, el punto de salida, por 1,25$.

¿Próxima parada? ¡Parques Nacionales de la Costa Oeste!

En resumen:

¡No olvidéis viajar seguros en Estados Unidos! Un accidente en ruta, por pequeño que sea, puede arruinaros el viaje y fundirse vuestros ahorros. Contratando a través de nuestro enlace tenéis un pequeño descuento y nos ayudáis a mantener el blog 😉



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *