Día 1: Llegada al aeropuerto de Narita y datos prácticos

Día 1: Llegada al aeropuerto de Narita y datos prácticos

¡Hoy es el día D: vamos a pasar la Nochebuena en un avión y celebraremos la Navidad y el Año Nuevo nada más y nada menos que en Japón! Solo con los preparativos de este viaje ya lo hemos disfrutado un montón y estamos a punto de hacerlo realidad. Mochilas preparadas, dirección al aeropuerto de Palma para, después de una breve escala en Madrid, 14h de vuelo directo al país del Sol Naciente.

IMG_20171224_114648-min

La verdad es que a pesar de que nos encante viajar, yo no llevo muy bien lo de los aviones. De hecho, no había querido ni mirar la duración del vuelo hasta antes de despegar. 14 horas son una barbaridad y más si las últimas 5 te las pasas mareada y con ganas de bajar YA del avión. Tenemos que decir que este vuelo de Iberia fue tirando a regular. No se estiraron para nada con la comida ni porque fuera víspera del día de Navidad. La comida estuvo pasable, pero la cena consistió en un mísero medio sándwich. De tres lonchas de pan, pero MEDIO. Y claro, así, con el estómago medio vacío pero revuelto, el vuelo se me hizo eterno no, lo siguiente. Os ahorro los detalles.

IMG_20171224_195952-min

Aterricé tan mal que solo tengo recuerdos difusos de lo que hicimos en el aeropuerto de Narita, así que os cuento los trámites que realizamos en el aeropuerto aunque no me acuerde muy bien de todo:

– Primera parada: el baño, para encontrarnos con los famosos váteres japoneses, con más opciones de las que uno podría llegar a imaginar en un retrete: calentador de taza con regulador de temperatura, chorrito de agua limpiador frontal y trasero, música de fondo para tapar sonidos potencialmente vergonzosos. En mi estado tantas opciones me sobrepasaron, pero tengo que admitir que al volver a casa después de casi dos semanas miré por Internet qué costaría un váter así para tener en casa (y sí, sería mucho dinero).

– Dirección a la oficina de cambio de divisas y pasamos por delante de decenas de máquinas expendedoras, cuya variedad de productos yo no estaba preparada para asimilar, pero vaya, ya tendría tiempo de examinarlas porque hay una cada 50 metros en cualquier rincón.

Ya en la oficina de cambio, rellenamos un breve formulario y cambiamos el presupuesto que más o menos hemos calculado para los 12 días que pasaremos en el país para pagar alojamiento, comidas, entradas y algún que otro recuerdo. En la mayoría de alojamientos pudimos pagar con tarjeta, pero en los restaurantes es más bien poco frecuente. Es mejor cambiar en el mismo aeropuerto que en el banco en España. Hay también un poquito de diferencia entre el tipo de cambio en el aeropuerto y en un banco o una caja de cambios, pero es mínima. Por eso, nosotros cambiamos todo de golpe y ya nos olvidamos, pero si tenéis tiempo y lo preferís, podéis cambiar lo mínimo para ir tirando en el aeropuerto y luego cambiar el resto en la ciudad.

– Ir a recoger el JR Pass. Está todo muy bien indicado y no tiene pérdida. El JR Pass se compra por anticipado online y viene en tres formatos: 7, 14 o 21 días. La diferencia de precio entre los tres es notable y, por lo tanto, hay que mirar bien cuál vale más la pena. Nosotros, aunque viajemos 12 días, nos lo hemos montado para realizar el grueso de trayectos caros en 7 días, así que nos ahorramos unos 120€ respecto al pase de dos semanas. Tras la compra, llega a casa un paquete con el vale para canjear una vez en Japón.IMG_20171017_225611-min

Que lo canjees no significa que empiecen los días del pase: se activa la primera vez que lo uses. Hay un montón de información en Internet sobre cómo es el proceso y si compensa. Aquí tenéis la guía más completa de Japonismo sobre el JR Pass. Pero cualquier cosa que implique tomar un tren bala (shinkansen), por ejemplo de Tokio a Kioto, y tomar algún que otro tren para hacer excursiones desde Tokio a Nikko o Kamakura y desde Kioto a Miyajima, ya sale más a cuenta que comprar los trayectos por separado, para que os hagáis una idea.

IMG_20171225_031135-min

En general, no hace falta reservar asientos en los trenes: hay vagones para gente con asiento asignado y otros sin reserva. Lo único es que hay que llegar temprano a la estación o arriesgarse a ir de pie, pero no suele ser el caso (a nosotros nos pasó una vez, pero en una parada ya conseguimos sentarnos). Peeero, si viajáis en fechas especiales, como nosotros alrededor de Año Nuevo, sí conviene reservar algunos asientos. De hecho, como os comentamos en la descripción de nuestro itinerario, nosotros tuvimos que cambiar dos días del itinerario porque no había disponibilidad de trenes. Para llegar a Kanazawa y coger el bus a Shirakawago teníamos que coger sí o sí el primer tren de la mañana, pero cuando preguntamos en la oficina del aeropuerto nos informaron de que todos los vagones estaban reservados por japoneses que regresan a casa por Año Nuevo. Para los demás trenes del día, no había problema, pero si tenéis el itinerario bastante cerrado, conviene informarse y reservar enseguida que podáis.
Para conocer todos los precios y horarios, tendréis que consultar Hyperdia (tan solo tenéis que quitar la opción de los trenes bala Nozomi y Mizuho, que no entran con el pase y voilà).

– Siguiente paso: como decidimos no coger un Rail Pass de 14 días, hemos reservado el trayecto entre Narita y el centro en el Keisei Skyliner, que realiza el trayecto entre el aeropuerto y la estación de Ueno en 41 minutos. Desde allí, pasaremos al metro para llegar a nuestro alojamiento en el barrio de Asakusa. Hemos escogido esta opción por ser más barata que el Narita Express (entraría con el Japan Rail Pass si lo activárais nada más llegar) y por la posibilidad de combinarlo con pases de metro de 24, 48 o 72 horas, que tienen que ser consecutivas. Nosotros cogimos el trayecto en Skyliner más las 72h de metro por 3500¥ (unos 25€ al cambio en aquel momento). Con la confirmación de compra en el correo electrónico, es suficiente con ir a la oficina a cambiarlo por los billetes. Además, es muy cómodo porque la oficina se encuentra justo al lado de la de Japan Rail.

IMG_20171225_031146-min

Adicionalmente, para aquellos que queráis disfrutar de la visita al país conectados a la red, el aeropuerto es el lugar ideal para recoger un aparato de wifi portátil o una SIM con datos. Nosotros prescindimos de ello (se ve que nos gusta el riesgo) pero la verdad es que puede ser muy cómodo para consultar los horarios de los trenes en Hyperdia (además de petar Instagram con fotos espectaculares). Es bastante económico e incluso se puede contratar junto con Japan Rail Pass: en la web ofrecen la opción.

Y hasta aquí nuestro proceso en el aeropuerto, conmigo lívida del mareo y con unas ganas locas de teletransportarme al hostal. Próxima entrada: el recorrido de nuestro primer día en Tokio.

Itinerario: 12 días en Japón



5 pensamientos sobre “Día 1: Llegada al aeropuerto de Narita y datos prácticos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *