China Día 3: Pekín – Gran Muralla China (sección de Mutianyu) y Wangfujing

China Día 3: Pekín – Gran Muralla China (sección de Mutianyu) y Wangfujing
Nos despertamos a las 5h30 de la mañana del tercer día para una de las visitas centrales de nuestro viaje a China: la Gran Muralla. Varias secciones de la Gran Muralla están abiertas al público cerca de Pekín. La más popular es Badaling, pero no os la recomendamos, ya que en realidad no es la Gran Muralla de China, pero la Gran Muralla de Chinos: la facilidad de acceso hace que esté saturada de gente día tras día. Decenas de agencias ofrecen excursiones de un día a Badaling y las Tumbas Ming. Muchas también ofrecen visitas a Mutianyu, una sección mucho más tranquila que es bien conocida por la espesa vegetación en las montañas que la rodean. Vamos a explicaros cómo llegar a Mutianyu por vuestra cuenta, basándonos en nuestra experiencia.

Cómo llegar a Mutianyu

Llegar a Mutianyu es factible en transporte público. Sólo tenéis que seguir estos pasos:

1- Ir a la estación de metro de Dongzhimen (líneas 2 y 13).

2- Seguir las instrucciones para la salida B – Estación de autobuses.

3- Coger el autobús 916快 hasta la última parada, en Houairóu (1h15; 12元, 6元 usando la tarjeta Yikatong).快 es el carácter chino que significa «rápido». Aseguraos de que el autobús que cojáis tiene este símbolo o os pasaréis la mañana entera en el autobús.

CONSEJO AHORRADOR! Cuando el autobús 916快 se acerque a su destino final, veréis como los conductores de minibuses se suben en cada parada y tratan de convenceros para que vayáis con ellos a Mutianyu. Sin embargo, cuánto más os acerquéis de la muralla, más barato será el precio del minibus, por lo que es muy conveniente no bajarse hasta la última parada.

4- Bajar en Houairóu y regatear con los conductores que se encuentra allí. No debería costaros más de 10元 por persona cubrir los 18km que separan Houairóu de Mutianyu. Llegaréis en 20 minutos, pero prepararos para un paseo de vértigo.

Nosotros tuvimos la suerte de encontrar un grupo de mujeres chinas que también se dirigían a Mutianyu y que nos «adoptaron» tan pronto como nos bajamos del autobús en Houairóu. Ellas fueron las que negociaron el precio con uno de los conductores y, en un abrir y cerrar de ojos, nos encontramos en una furgoneta dónde cabían 9 personas (tres de ellas sentadas en sillas de playa) para un recorrido de 20 minutos amenizado por volantazos constantes y el sonido harmonioso del claxon. Las entradas para la Gran Muralla cuestan 45 元 para adultos, 25元 si presentáis una tarjeta de estudiante. Las entradas incluyen un servicio de autobús que lleva desde la entrada hasta los pies de la Muralla. Luego, se puede subir a la muralla a pie en unos 45 minutos. Esta opción es gratuita, pero si preferís reservar energías para recorrer luego la murada, tenéis dos opciones para subir: teleférico o telesilla. Éste último se puede combinar con una bajada en tobogán (opción que elegimos y, sí, hay un tobogán en la Gran Muralla, y es divertido a la vez que memorable). El ticket para subir y bajar cuesta 90元. No hay descuento para estudiantes. Una vez compradas las entradas, para ir al bus, cruzaréis una calle llena de restaurantes y tiendas de recuerdos. Si no habéis empacado almuerzo, es un buen lugar para comprarlo y abasteceros de agua. También hay un Subway donde os deja el autobús en la muralla. Aquí tenéis un mapa para organizar la ruta:
Click aquí para ampliar
El telesilla os dejará en la torre 6. Desde allí, podéis dirigiros al este hasta la torre 1, donde la sección termina y el camino continúa hacia la parte no restaurada de la muralla entre la maleza. O podéis optar por ir hacia el oeste, lo que elegimos nosotros, hasta la torre 20. El camino es bastante llano entre las primeras torres de vigilancia.
Pero la subida se endurece, ya que la pendiente es bastante empinada hacia la segunda mitad del recorrido. Cabe decir que tuvimos mucha suerte de que el día estuviera nublado, ya que no hubiéramos sido capaces de llegar tan lejos bajo el sol.
La torre 17 es especialmente interesante, ya que la Muralla forma un ángulo de 90º a esta altura, lo que permite mirar atrás y ver todo el camino recorrido. Además, si seguís hasta la torre 20, las vistas desde la altura son inigualables. Vale la pena todo el esfuerzo y el sudor. Allí almorzamos y nos preparamos para descender. Disfrutamos cada paso de la caminata. La Gran Muralla China es realmente una de las siete maravillas del mundo y si tuviera que elegir sólo un lugar al que volvería de nuevo en China, este sin duda sería el elegido. El camino de vuelta hacia el tobogán de la torre 6 es más fácil ya que la mayor parte del camino es cuesta abajo. El hecho de que haya un tobogán en este entorno es totalmente inesperado, y vale la pena la experiencia. Nos subimos a una especie de trineo con una palanca que permite acelerar o frenar y nos lanzamos para 3-4 minutos de risas y diversión por la pendiente.
Para volver a Pekín, sólo hay que deshacer el camino. Tomad el autobús hacia la entrada, encontrad una furgoneta que os lleve a Houairóu y luego tomad el autobús 916快 hasta la estación de Dongzhimen en la capital. Tan pronto como el autobús nos dejó en la entrada, vimos a nuestro conductor de la mañana sentado en una mesa, saludándonos con euforia. Nos hizo señales de esperar y comenzó a asediar a los turistas para que nos acompañaran para llenar la furgoneta. Después de algunos intentos fallidos, encontramos tres jóvenes europeos que habían venido en taxi por la mañana y, después de asegurarles que el hombre era un tipo legal y que sólo costaba 10元 por persona, accedieron al trato y se unieron a nosotros en el camino del mareo. Una vez en Houairóu, esperamos menos de cinco minutos y llegó el autobús a Pekín. Encontramos un atasco infernal en el camino de vuelta, por lo que el viaje fue más largo de lo esperado (2 horas en lugar de la hora y cuarto de la mañana).

Calle y mercado nocturno de Wangfujing

Después de un merecido descanso y una ducha relajante en el apartamento, tomamos el metro hacia Qianmen sobre las 20h30. Caminamos por un lado de la plaza de Tianmen para verla iluminada de noche. Y digo «por un lado», porque eso es todo lo que se nos permitía hacer. Encontramos que en los días de nuestra visita, la plaza se cerraba al público al caer la noche. Habíamos leído blogs de años anteriores en que la gente podía ir a la plaza después del crepúsculo, así que no sabemos si estaba cerrada temporalmente o si era una medida permanente.
Giramos a la derecha en la Puerta de la Paz Celestial y nos dirigimos a Wangfujing. Caminando por esta calle comercial, a unos 300 metros al norte, se encuentra una callejuela a la izquierda, donde hay un mercado de comida cada noche. Podréis encontrar de todo allí, desde calamares fritos a gyozas (empanadillas chinas), brochetas de carne picante y tofu. Incluso hay algunos puestos que sirven todo tipo de insectos como escorpiones y grillos pinchados en palos, así como estrellas y caballitos de mar.
¡CONSEJO AHORRADOR! Este mercado nocturno es muy recomendable por todo lo que podréis ver allí. Sin embargo, al ser tan turístico también es un poco caro. Las brochetas de carne pueden costar 10元; un plato de gyozas, 20元. Para los más atrevidos, las brochetas de insectos cuestan alrededor de 25元. Por el precio de estos aperitivos, se come mejor en cantidad y calidad en otros lugares. Además, cabe señalar que los insectos no forman parte de la dieta china, así que realmente puede considerarse una trampa para turistas occidentales en busca de exotismo, o ignorar este hecho e hincar el diente en algún insecto crujiente sólo por la experiencia.
Nosotros, personalmente, nos decantamos por los escorpiones. No eran delicias, pero tampoco estaban asquerosos. Sabían como escamas crujientes de pescado (lo sé, si quería convenceros de que no están malos, lo he empeorado).
NO confundáis el mercado nocturno de Wangfujing (Wangfujing Snack Street) con el mercado de Donghuamen, un poco más al norte, ya que éste último fue cerrado de forma permanente en junio de 2016 por mala higiene alimentaria.

 En resumen:

China en 21 días: itinerario

 


9 pensamientos sobre “China Día 3: Pekín – Gran Muralla China (sección de Mutianyu) y Wangfujing”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *