China Día 1: Pekín – Aeorpuerto, Templo del Cielo, hutong Dashilan

China Día 1: Pekín – Aeorpuerto, Templo del Cielo, hutong Dashilan

Nuestro vuelo de Palma a Pekín, vía Copenhague, se realizó sin problemas y ni siquiera nos pareció tan largo. Salimos a la hora prevista con Scandinavian Airlines a las 10 de la mañana y llegamos al aeropuerto de Copenhague a las 13h. Fue una escala larga, así que tuvimos medio día para pasar en la capital danesa, visita de la que ya hablaremos en otra entrada. El vuelo siguiente, directo a Pekín, partió alrededor de las 21h y llegamos al aeropuerto internacional de Pekín a las 11 horas del día siguiente, 12 de julio.

Para salir del aeropuerto, hay que pasar antes por los servicios de inmigración. Se forman colas, pero el proceso es bastante rápido. Esperamos menos de 20 minutos. Tendréis que mostrar el pasaporte con el visado correspondiente, así como una tarjeta de llegada debidamente cumplimentada que los asistentes de vuelo os darán en el avión. ¡IMPORTANTE! Los agentes de inmigración se quedan solo con parte de esta tarjeta, la otra parte corresponde a la salida del país y tendréis que guardarla hasta el final del viaje.

Cómo llegar al centro desde aeropuerto de Pekín

Podéis llegar a vuestro alojamiento en el centro en taxi por alrededor de 90元, pero la duración del trayecto depende en gran medida del tráfico. Si elegís esta opción, aseguraos de llevar el nombre y la dirección del hotel escrito en caracteres chinos y que el conductor utilice el taxímetro.

Si preferís el transporte público, vuestra mejor opción es el Airport Express. Sale de las terminales 2 y 3 en el aeropuerto y tiene dos paradas que conectan con las líneas de metro, Sanyuanqiao (línea 10) y Dongzhimen (líneas 2 y 13). El tiempo de viaje es de 25 minutos y el coste es de 25 元 por persona.

Os recomendamos que compréis la tarjeta de transporte público, que incluye también el Airport Express. Se conoce como Yikatong y básicamente es una tarjeta a la que se le añade dinero que se va gastando según los trayectos en transporte público. Las tarifas del metro no son más baratas con la tarjeta: la única ventaja es que no tendréis que comprar billetes cada vez en la máquina. Un billete de metro cuesta entre 3 y 5元, dependiendo de la distancia recorrida. En el caso de los autobuses públicos, la tarifa es un 50% más barata con la tarjeta. Para obtenerla, tendréis que abonar un depósito de 20元, que se pueden reembolsar en algunas estaciones de metro, por ejemplo, en la estación de Gulou Dajie (línea 2 y 8), cuando os vayáis de Pekín.

Para solicitar una tarjeta en la ventanilla, enseñad esto (cambiad el número en función de la cantidad de tarjetas que queráis):

我需要买 1 张一卡通卡,谢谢 

Alojamiento

Utilizamos Airbnb para nuestro alojamiento en Pekín. Alquilamos un apartamento cerca de la estación de metro de Chongwenmen (línea 2 y 5) durante tres noches. Hay un montón de alquileres vacacionales en Pekín, incluso en hutongs tradicionales a precios muy asequibles, así que vale la pena echarles un vistazo. Si todavía no tenéis un usuario en Airbnb, podéis abrir uno aquí y obtendréis 30€ de descuento en vuestra primera reserva.

Primeras visitas

Dejamos nuestro equipaje en el apartamento y nos dirigimos a la ciudad de forma inmediata. Lo primero que llama la atención en Pekín es el tráfico. Nunca os acostumbraréis del todo. Los semáforos son meros adornos en la calle y los motoristas tienen un serio problema de identidad, ya que utilizan la carretera, el carril bici y la acera por igual.

El Templo del Cielo estaba a 10 minutos a pie de nuestro alojamiento, pero si tenéis que ir en metro, la parada es Tiantou Dongmen (línea 5).

El cielo es redondo y la Tierra es cuadrada

Este proverbio chino es aplicable al Templo del Cielo, un complejo de diferentes altares circulares sobre bases cuadradas. La entrada al parque y todas sus vistas tiene un precio de 40元 (20元 si presentas una tarjeta de estudiante válida). También es posible comprar una entrada única para el parque y pagar para entrar a los edificios dentro, pero termina siendo más caro, por lo que una entrada completa es lo mejor.

CONSEJO AHORRADOR! La mayoría de lugares aceptarán cualquier tarjeta que lleve foto y fecha, independientemente de si se trata de la tarjeta de estudiante de la universidad real o de la biblioteca local, así que vale la pena presentarla para ahorrarte unos yuanes en entradas.

Si entráis por la puerta norte del parque, lo primero que veréis será el Altar de las Buenas Cosechas.

Siguiendo hacia el sur, se encuentra la Bóveda Imperial del Cielo, muy parecida al altar previo, pero más pequeño. Aquí es donde puedes encontrar el famoso Muro del Eco, que rodea el altar y que puede transmitir el sonido de un susurro a través de sus ladrillos. Suena muy poético, pero es difícilmente comprobar si funciona cuando tienes a decenas de turistas gritándole literalmente a la pared.

Finalmente, encontraréis el Altar Circular, tres niveles de piedra de mármol en los que todo, desde los pilares hasta las losas forma múltiples de 9, el número del dragón y el emperador.

Hay otros edificios dignos de visitar, como el Salón de la Abstinencia en el lado oeste del parque, o el largo pasillo que se encuentran en el lado este del Altar de las Buenas Cosechas, donde la gente se reúne antes de la puesta de sol para jugar a las cartas y al ajedrez chino.

Nosotros recorrimos este corredor hasta la puerta este y tomamos el metro hasta Qianmen (línea 2) para aventurarnos en uno de los tradicionales hutongs de Pekín.

Hutong Dashilan y pato Pekín

Al sur de la estación de metro de Qianmen se encuentra uno de los hutongs más auténticos de Pekín. Estos barrios han sobrevivido al paso del tiempo y a la destrucción de áreas enteras para construir edificios de hormigón. Se trata de laberintos de callejuelas sinuosas, donde todavía pueden verse detalles de vida tradicional en la capital. Perdiéndonos en los callejones adyacentes de la calle comercial Dashilan, nos encontramos con casas antiquísimas, residentes circulando en viejas bicicletas, e incluso un mercado de alimentos.

Tras pasear un rato, nos dirigimos de nuevo a la calle Dashilan. Pronto encontramos un restaurante que TimeOut recomienda para probar el famoso pato Pekín. El nombre del local es Deyuan (en chino: 德 缘 烤鸭 店). Tienen un menú con fotos y en inglés, así que no tuvimos ningún problema para pedir pato al estilo Pekín, una sopa y un acompañante de verduras con frutos secos. Se pueden ver los hornos donde se prepara el pato y el cocinero lo corta en una mesa fuera de la cocina, a la vista de los comensales. Os darán tres platos: uno de carne, otro de piel y uno de carne con piel. Se come poniendo los trozos de carne sobre un panqueques, junto con cebollino, pepino y salsa de soja dulce. Las camareras son super amables y os enseñaran como hacerlo. La comida nos salió por 190 元 y fue suficiente para alimentar a tres personas.

Después de la cena, seguimos bajando la calle Dashilan, que cobra vida por la noche con souvenirs, bares y restaurantes, y regresamos al metro para volver al apartamento.

 

En resumen:

China en 21 dias: itinerario

¡No viajes sin seguro!

Porque nunca se sabe cuándo lo vas a necesitar, nosotros siempre confiamos en Heymondo. Contrátalo con descuento pinchando en la imagen:



8 pensamientos sobre “China Día 1: Pekín – Aeorpuerto, Templo del Cielo, hutong Dashilan”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *