Días 5 y 6: Viena – Hundertwasserhaus, Stadtpark y palacio Belvedere

Días 5 y 6: Viena – Hundertwasserhaus, Stadtpark y palacio Belvedere

Regresamos de Salzburgo para nuestro último día y medio en Viena. Seran unas horas que aprovecharemos al máximo para conocer la excéntrica arquitectura de la Hundertwasserhaus y pasear por el Stadtpark, el parque de la ciudad, antes de asistir a un espectáculo de la prestigiosa Ópera de Viena, ¡por solo 4€! Al día siguiente, iremos al museo del palacio Belvedere, que alberga las obras más famosas de Klimt antes de volver al aeropuerto.

En tren desde Salzburgo

Tal como lo hicimos a la ida, el trayecto más rápido de Salzburgo a Viena en tren dura unas 2h20. Los billetes más baratos, comprados con antelación, salen por 19€ el trayecto en algunas franjas horarias. Los precios escalan desorbitadamente en horas punta, pudiendo llegar a los 56€ por trayecto. ¿Nuestro consejo? Sed flexibles y revisad con tiempo los horarios y precios en la página oficial de Öbb. ¡No lo dejéis para el último minuto!

Dónde alojarse en Viena

Como ya os contamos a nuestra llegada a la capital austriaca, la ciudad es relativamente pequeña. Es fácil manejarse a pie por su casco antiguo. Por lo tanto, cualquier alojamiento relativamente cerca del centro os puede valer. Nosotros estuvimos en fechas navideñas, alrededor de Año Nuevo. Nos decidimos con poca antelación y los precios del escaso alojamiento que quedaba disponible eran caros. Buscamos un Airbnb cerca de la estación de trenes, por la comodidad que nos ofrecía a la hora de ir a Salzburgo. Nos costó 52€ la noche una habitación doble. A la vuelta de Salzburgo pasamos una noche adicional en Viena y estuvimos en un hostal boutique a 15 minutos andando del Ayuntamiento: Zum Goldenen Kegel. La noche nos salió por 12€ cada uno en habitación compartida.

Día 5

Hundertwasserhaus

Llegamos sobre las 9h30 a Viena y después de hacer el check-in en el hostal, nos fuimos directos a la Hundertwasserhaus. La fachada de este edificio, co-creado por el arquitecto austriaco Hundertwasser y Joseph Krawina, es una de las estampas más coloridas y peculiares de la ciudad. Construido en los años 1980, el concepto detrás del edifcio es la simbiosis con la naturaleza: tejados de tierra y hierba, árboles saliendo de las ventanas, suelos ondulados…

La verdad es que estaría muy chulo poder ver alguno de los apartamentos por dentro, pero para los que quieran saber más sobre el estilo de este arquitecto, es posible visitar el museo de Hundertwasser por 11€ a unas cuadras de aquí, en la Kunsthaus, también diseñada por él mismo.

Stadtpark

Desde aquí vamos andando hasta el parque de la ciudad. Como pasa con todos los jardines en invierno, no tiene mucha gracia, pero con el manto de nieve que recubre el parque en estas fechas tiene su encanto. El punto más famoso del parque es sin duda el monumento al compositor Johann Strauss.

Noche en la ópera

Después de visitar el parque fuimos a comer, callejeamos por el centro y nos tomamos un café mélange en una de las muchas cafeterías de la ciudad (nuestras recomendaciones de restaurantes están todas aquí). A media tarde la nieve empezó a caer de nuevo y fue la excusa perfecta para hacer cola con antelación para conseguir entradas baratas a la Ópera. Fuimos prácticamente los primeros de la fila. Esa noche se representaba el ballet de El Cascanueces, el broche perfecto para el final de unas vacaciones navideñas. Os contamos cómo ver un espectáculo en la Ópera de Viena por 3 o 4€ en esta entrada.

Día 6

Palacio y museo Belvedere

Es nuestro último día en Austria y tenemos el vuelo de regreso a casa a media tarde. Para esta mañana nos hemos reservado la visita al museo Belvedere, ubicado en el palacio del mismo nombre. Para llegar, cogimos la línea D del tranvía hasta Schlöss Belvedere. El 71 para también en Unteres Belvedere.

Como palacio, solo vale la pena su exterior: el interior no conserva características palaciegas y sus jardines son uno de los mayores atractivos en Viena en primavera. Sin embargo, como museo, es el lugar al que tenéis que ir a conocer las obras simbolistas de Klimt.

El museo cuenta con tres partes: Upper y Lower Belvedere y Belvedere 21. El Upper Belvedere es donde encontraréis más obras icónicas y la entrada cuesta 16€. Combinada con el Lower Belvedere eran 22€ e incluyendo las exhibiciones de arte contemporáneo del Belvedere 21, 25€. Abre a diario de 10 a 18h.

Nosotros visitamos solamente el Upper Belvedere. Id temprano y no encontraréis una multitud haciéndose selfies con el cuadro de El Beso.

Además, no es la única obra de Klimt de esta parte del museo, podréis ver también Judith, Danae o el retrato de Fritza Riedler.

El museo cuenta también con pinturas de Schiele y Van Gogh, Monet o las curiosas esculturas de Messerschmidt, entre otras.

Regreso al aeropuerto

Se terminan las vacaciones y es hora de volver al aeropuerto. Igual que a nuestra llegada, existen básicamente dos opciones asequibles para llegar al centro de Viena:

Tren City Airport: por 11€ el trayecto es la opción cara. Sale de la estación de Wien Mitte (podéis llegar con las líneas de metro 3 y 4), en 16 minutos. Los billetes se compran en las máquinas indicadas como CAT. Salen trenes cada media hora, de las 5h30 a las 23h, aproximadamente.

Tren público S7:  los billetes se compran en las máquinas de ÖBB, la compañía nacional de ferrocarriles. El trayecto cuesta 4,20€ y dura 23 minutos. Tiene varias paradas con conexiones a otros trenes o líneas de metro, entre ellas, la céntrica Wien Mitte. Lo más interesante de esta opción es que se puede combinar con pases ilimitados de transporte en el centro de 24/48/72h. Un pase de 24h sumado al trayecto del aeropuerto nos salió por 11,20€.

Un taxi al centro tiene un precio medio de 36€. También hay buses por 8€. En ambos casos, la duración del trayecto depende del tráfico.

En resumen:

Viena y Salzburgo en 6 días

Dónde comer en Viena



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *