Día 2: Roma – Fontana di Trevi, Panteón, Piazza Navona, Museos Capitolinos

Día 2: Roma – Fontana di Trevi, Panteón, Piazza Navona, Museos Capitolinos

Nuestro segundo día en Roma empieza bien temprano. Por la mañana, visitaremos los monumentos, plazas y calles del centro de la ciudad. Por la tarde, daremos un salto temporal de nuevo hasta la Antigua Roma, que conocimos ayer en los foros y el Coloseo, y dedicaremos la tarde a uno de los museos más imprescindibles: los Museos Capitolinos. ¡El atardecer con vistas desde aquí tampoco os lo podéis perder!

Rumbo a la Fontana di Trevi

Iglesia de Santa María de la Victoria y Piazza Barberini

Salimos de nuestro alojamiento en Termini hacia la Fontana di Trevi bien temprano. No hay casi turistas en Roma este verano, pero a primera hora de la mañana sigue siendo la mejor hora para verla sin gente. De camino, nos da tiempo a visitar antes la iglesia de Santa María de la Victoria. Roma cuenta con más de 900 iglesias, pero lo más admirable es que muchas de ellas albergan grandes tesoros de la historia del arte. Ayer entramos en San Pietro in Vincoli para ver el Moisés de Miguel Ángel, hoy en una capilla de Santa María de la Victoria nos encontramos con el Éxtasis de Santa Teresa de Bernini. Además, la luz tenue de la mañana nos regala un juego de luces todavía más impactante del conjunto.

Seguimos hacia la Fontana di Trevi, pasando por la Piazza Barberini, cuya Fuente de Tritón fue también esculpida por Bernini.

Fontana di Trevi

La poca afluencia de turistas y el madrugón nos regalan una Fontana di Trevi con solamente cinco espectadores a parte de nosotros. Pasamos un rato aquí y fue llegando gente a esta fuente barroca de 40 metros de fachada. Cuando la plaza está a rebosar parece que es diminuta (y, en realidad, ante la magnitud de la fuente, lo es), pero el área más cercana al agua de la fuente estaba precintada y daba más sensación de amplitud. ¡Ya sabéis, si no podéis acercaros toca tirar la moneda para volver a Roma más fuerte!

Volvimos de noche y estaba más llena, pero nada de las típicas aglomeraciones en uno de los puntos turísticos más visitados de la capital.

El Panteón de Agripa

Recorremos los callejones del Rione della Pigna rumbo a nuestro siguiente punto del itinerario. A las 9 de la mañana abren el Panteón y llegamos 10 minutos antes. La entrada a este antiguo templo romano del año 125 dC reconvertido en iglesia y panteón es gratuita. ¡Y es sin duda uno de los lugares más bonitos de Roma! De hecho, Stendhal lo describió como el más bello recuerdo de la antigüedad romana y no podemos estar más de acuerdo.

Solamente girando la esquina y viendo la fachada desde la Piazza della Rotonda uno se queda boquiabierto. Por dentro, el efecto de la luz que atraviesa el óculo central de la cúpula es puro éxtasis arquitectónico.

Es precisamente gracias a que se reconvirtió en iglesia que el monumento romano apenas ha cambiado y se ha podido mantener en tan buen estado. En su interior reposan los restos de italianos ilustres, como Victor Emmanuelle, rey unificador de Italia al que se le dedicó el Altar de la Patria en la Piazza Venezia, y el admirado pintor renacentista, Rafael.

Sant Eustachio Il caffè

La gastronomía en Italia es una religión, pero es que el café se merece una enciclopedia a parte. Lo toméis como lo toméis, Sant Eustachio Il caffè, a escasos pasos del Panteón os sirve los mejores sorbos de la zona. En serio, pusimos en duda todos los cafés que habíamos tomado antes. Los dulces y cornetti para acompañar están riquísimos también. Si no lo habéis aprendido ya, veréis que el café al banco (en la barra) cuesta como poco la mitad que en la mesa, ¡y en algunos lugares hasta cuatro veces menos! De pie, en barra: dos cafés y dos dulces por 5,4€.

Piazza della Minerva

Un paseo post-café alrededor del Panteón nos lleva hasta la Piazza della Minerva, más conocida por su estatua del Elefante y el Obelisco, otra obra de Bernini que eclipsa a cualquier otro escultor del barroco italiano con diferencia y se nota en la cantidad de obras del artista que alberga la capital.

San Luigi dei Francesi

Continuamos el recorrido y llegamos a la iglesia de San Luis de los Franceses. En esta iglesia barroca encontramos la capilla Contarelli, dedicada a San Mateo Evangelista, y que cuenta con tres lienzos de Caravaggio, gran maestro del claroscuro.

Piazza Navona

Ahora sí vamos hacia mi plaza favorita de Roma, ¡y quizás del mundo mundial! (algún día tendré que hacer un ránking). La Piazza Navona es una plaza alargada que cuenta con dos fuentes en sus extremos, la fuente de Neptuno y la fuente del Moro,  y en el centro la grandiosa fuente de los Cuatro Ríos de Bernini. Frente a la fuente se erige la iglesia de Santa Inés, edificada por Borromini.

Hay muchas leyendas sobre la rivalidad de Borromini y Bernini. Aunque falsas, se dice que el Nilo de Bernini tiene los ojos cubiertos por una venda para no ver la obra de su rival. En realidad, la representación del río con los ojos tapados significaría que, en la época, todavía se desconocía su nacimiento).  El río de la Plata, por su parte, tiene la mano en alto en posición defensiva hacia la iglesia y ha sido objeto también de muchísimas interpretaciones. Sea como sea, para mí es la fuente más bonita de la ciudad, superando con creces a la Fontana di Trevi, ¡que ya es mucho decir!

Campo dei Fiori

Finalmente, llegamos a Campo dei Fiori, una plaza cuyo mercado matutino había quedado bastante deslucido por las restricciones del coronavirus, ya que había poquitos puestos montados.

Si se encuentra abierta, este es un buen momento para asomarse a la cercana Galería Spada para ver el juego de perspectiva de Borromini. La entrada a la galería tiene un costo, pero la perspectiva se encuentra en el patio del palacio (¡gratis!).

El gueto judío y la Isla Tiberina

Más allá de Campo dei Fiori se extiende el antiguo barrio judío de Roma. Se trata de un conjunto de callejuelas pintorescas alrededor del Templo Mayor, la gran sinagoga frente al Tíber. Aquí los restaurantes sirven alcachofas alla giudia (a la judía) y se dejan ver los locales kosher. Pero además de las reminiscencias del antiguo gueto, hay también algunos vestigios romanos escondidos. Es el caso del pórtico de la Via Ottavia o el Teatro de Marcelo, ya tocando casi a los foros. Callejeando os podéis encontrar también con la discreta pero curiosa fuente de las Tortugas.

Frente a la sinagoga se encuentra otro de los puntos turísticos de Roma, la Isla Tiberina. Esta pequeña isla alargada albergó en su día un templo al dios romano de la medicina, Esculapio. A día de hoy, junto con sus puentes, proporcionan una bella vista pintoresca.

Antico Forno Roscioli

Deshacemos nuestros pasos porque ya es hora de comer. Este antico forno está ubicado entre las callejuelas del barrio judío y Campo dei Fiori. No es delicioso, pero la comida está bastante bien y es ideal para un bocado rápido. Hay pizzas romanas (de las de masa bien gruesita) y platos preparados, principalmente. Nosotros pedimos una ración de parmigiana de berenjena, un trozo de pizza al taglio y uno de pastel de patata por unos 14€ los dos.

I dolci di Nonna Vincenza

No podemos recomendar más este local de dulces sicilianos: el café es excelente y los canoli para chuparse los dedos. Los de limón están buenísimos. Además, tienen unos sorbetes (granita) artesanales impresionantes: pedimos de frutas del bosque y pistacho. Un café y un canoli cuestan 2,4€, mientras que una tarrina de dos sabores de granita vale 2,5€.

Museos Capitolinos

Hemos reservado las entradas a los Museos Capitolinos esta misma mañana para las 15h30 y los hemos combinado con entradas a la Centrale Montemartini, una visita alternativa que vale muchísimo la pena. La entrada conjunta nos sale por 15€ por persona. Atravesamos de nuevo el barrio judío hasta los foros y subimos la escalinata que nos lleva al Campidoglio, la plaza donde se encontraba el antiguo capitolio y rediseñada por Miguel Ángel. Aquí se encuentran los Museos Capitolinos.

Al principio del viaje no teníamos prevista esta visita pero después de haberlos visitado no podemos dejar de recomendarlos. Alberga muchísimos ejemplos de arte escultórico de la Antigua Roma y, además, es considerado el museo público más antiguo del mundo. Entre bustos de emperadores y filósofos se encuentran obras tan reconocidas como la Loba Capitolina (hay una copia de la escultura en el exterior de los Museos), el Gálata moribundo o el Spinario.

En la planta superior de los museos se encuentra la estatua ecuestre de Marco Aurelio, cuya copia ocupa una posición central en el Campidoglio, y la cabeza del coloso del emperador Constantino I.

A la salida, no os dejará indiferente la fuente de Marforio.

Recorrido nocturno

Salimos de los Museos Capitolinos sobre las 18h30, tras unas 3h de recorrido sin prisas. Después del calor que pasamos ayer en los Foros se agradece una tarde fresquita. Ahora, de hecho, podemos ver los Foros a la sombra desde el Campidoglio, ya que ha bajado el sol. Pasamos un rato aquí y decidimos ir a por una cena temprana para después poder recorrer de nuevo los puntos principales que hemos visitado esta mañana iluminados de noche.

Para ello, comemos en un pequeño local, Pane e Salame, justo en una calle adyacente a la Fontana di Trevi. Lo escogimos porque por lo cerca que estaba de este punto turístico era barato y porque nos apetecía probar quesos y embutidos distintos, aunque al final la tabla nos pareció tirando a regular.

Al terminar la cena, aunque todavía es temprano, ya ha anochecido y nos podemos acercar a la Fontana di Trevi (donde ya hay muchísima más gente que por la mañana pero sin agobios), el Panteón y la Piazza Navona iluminados. Regresamos al alojamiento sobre las 22h30 y nos disponemos a descansar directamente.

En resumen:

Roma, Nápoles y Pompeya en 10 días

Viajes seguros:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *