Excursión a Bamberg desde Núremberg

Excursión a Bamberg desde Núremberg

Si a Núremberg no le faltan atractivos, aquí os presentamos la cercana Bamberg, una excursión de algo más de medio día con la que completar vuesta escapada.

De pequeñas dimensiones, Bamberg fue fundada como ciudad episcopal en el siglo X y su poca relevancia estratégica la hizo salir casi indemne de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial. Es, por tanto, una de las pocas urbes alemanas que pudieron conservar la mayoría de sus edificios históricos. ¿Os animáis a visitarla?

Cómo llegar

Bamberg es fácilmente accesible en transporte público desde Núremberg (40 minutos, 10€ por trayecto en tren regional). La estación no se encuentra en pleno centro, pero como no es una ciudad muy grande, el casco histórico es accesible a pie en 15 minutos.

Qué ver en Bamberg

Altes Rathaus, uno de los ayuntamientos más pintorescos de Europa

Des de la estación, y tras andar unos 5 minutos, nos dirigimos al centro siguiendo la calle peatonal Grüner Markt, donde se instalan puestos de mercado de frutas y verduras de lunes a sábado. Si nos desviamos un poco hacia la plaza Heumarkt, podremos ver algunos ejemplos de arte callejero y la escultura de la Mujer Yacente con Fruta, de Fernando Botero. Si, por el contrario, seguimos por Grüner Markt pronto llegaremos a la fuente de Neptuno.

A escasos pasos llegamos al río Regnitz y al edificio más emblemático de la ciudad, el antiguo ayuntamiento (Altes Rathaus). Su curiosa ubicación sobre esta isla artificial se debe a que en el momento de su construcción, el obispado no quería ceder ningún terreno a los ciudadanos. De estilo barroco y rococó, vale la pena atraversar el pórtico y observar de cerca las pinturas de la fachada, pero también observarlo desde los laterales en los puentes que cruzan el río a un lado y otro del islote.

Desde el puente que cruza a la derecha del edificio, podremos ver el entramado de madera sobre el río.

Desde el puente de la izquierda, frente a un fachada azul claro se yergue la escultura de la legendaria emperatriz Cunegunda de Luxemburgo, mujer del emperador Enrique II (siglo XI) y canonizada como santa.

La Catedral y la Neue Residenz

Nuestra siguiente parada es la Domplatz, donde se encuentran reunidos los edificios religiosos más importantes de Bamberg.

Sin duda, la catedral es otro de los imperdibles de esta escapada. En transición entre el románico y el gótico, tiene estatus de catedral imperial y está dedicada a San Pablo, San Pedro y San Jorge. En su interior, se encuentran las lápidas de la pareja imperial formada por Enrique II y Cunegunda. No obstante, el elemento más destacado de la nave es la estatua ecuestre del Jinete de Bamberg, que representa probablemente a un rey no identificado.

Pegada a la catedral se abre la Puerta Hermosa (Schöne Pforte), que da paso al patio del antiguo palacio episcopal.

La Nueva Residencia (Neue Residenz), es un palacio episcopal barroco. El interior del edificio es una visita de pago, pero el acceso al Jardín de las Rosas, en la parte posterior, es gratuito. Además de ser un jardín precioso, se obtienen vistas inigualables a la ciudad.

Alrededores del centro histórico

Desde la Neue Residenz se puede realizar un paseo por las colinas que rodean el centro histórico y que llevan a diversos edificios religisos, como la iglesia de Nuestra Señora, el monasterio de las Carmelitas o la abadía de Michaelsberg. Además, el recorrido transcurre entre viñedos y hay muy buenas vistas si el día acompaña.

De regreso al centro histórico, podéis hacerlo en dirección al Markusbrücke, pero en lugar de cruzar el puente, seguir vuestro camino a la orilla del río pasando por la llamada pequeña Venecia (Klein Venedig).

A la otra orilla del río, podéis ver las antiguas grúas del puerto fluvial frente al matadero en desuso.

Dónde comer en Bamberg

Os dejamos con dos recomendaciones en Bamberg:

Schlenkerla: una clásica taberna donde elaboran su propia cerveza ahumada (Rauchbier), ideal para acompañar contundentes platos tradicionales (salchichas, codillo…). Está en pleno centro histórico.

Villa Remeis: de camino a la abadía de Michaelsberg, en medio del campo, es el lugar ideal para una pausa café y una deliciosa tarta para recuperar energías antes de seguir vuestra visita a Bamberg o regresar a Núremberg. También sirven comidas ligeras (sándwiches, empanadas…).

En resumen:

Viajes seguros:

Por ser lector, pincha en la imagen y disfruta de 5% de descuento en tu seguro Heymondo para viajar a Alemania o cualquier otro destino que tengas en tus planes. ¡Gracias!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *