10 motivos para escaparse a Girona

10 motivos para escaparse a Girona

Girona enamora y no hacen falta razones para visitarla. Pero por si quedaban dudas, aquí os dejamos una lista de motivos por los que Girona bien merece una escapada de fin de semana o una parada en cualquier itinerario por Cataluña. Y si ya os habéis decidido, quizás la lista os sirva para conocer un poco más esta maravillosa ciudad.

1. El encanto medieval de sus calles laberínticas

El centro medieval de Girona es uno de los mejores conservados de Europa. El paisaje urbano está salpicado de monumentos históricos, como la imponente catedral, las numerosas basílicas como la de Sant Feliu o Sant Pere, la judería, el paseo de las murallas y la famosa escultura de la Leona. Aunque lo más interesante es sumergirse en el pasado y perderse por el laberinto de callejuelas empedradas que dan tanto encanto a la ciudad.

2. Las coloridas casas colgantes sobre el río Oñar

La calle de les Ballesteries, que discurre paralela al río Oñar, separa la zona medieval de la zona más moderna de la ciudad. El gris piedra del centro histórico da paso a los tonos anaranjados, amarillos y rojizos de las casas colgantes sobre el río. Una estampa de postal que, además, puede verse desde cualquiera de los bellísimos puentes que cruzan el río, entre ellos, el Puente de Piedra, y el Puente de Hierro o de les Peixateries Velles, cuyo diseño por Eiffel le da un toque parisino.

3. Arte románico por doquier

Aunque reconstruidos o restaurados en siglos posteriores, muchas de las construcciones emblemáticas de Girona datan del siglo XII y XIII. La conservación de estos monumentos refuerza la atmósfera medieval que se vive al pasear por el centro de la ciudad. Cabe destacar el claustro de la catedral de Girona, los baños árabes y el monasterio de Sant Pere dels Galligants. No os perdáis los detalles de los capitales de las columnas de los claustros, no tienen desperdicio.

4. Los míticos escenarios de la serie Juego de Tronos

El ambiente medieval que se respira en las calles de Girona es digno de decorado de película o de serie mítica, hasta el punto que fue elegida como escenario del fenómeno Juego de Tronos. La fastuosa fachada de la catedral de Girona da vida al Septo de Baelor de Desembarco del Rey en la serie (temporadas 5 y 6), mientras que algunas de sus plazas y callejuelas se usaron para rodar las escenas de Arya en Bravos. La nave del monasterio de Sant Pere dels Galligants es la Biblioteca de Antigua en la producción televisiva.

Si puedes bajar las escaleras de la catedral sin repetirte «Shame!» mentalmente (o en voz alta), este punto no es para ti. Si al contrario eres muy fan, aquí tienes una entrada de Equipatge de Mà, con más detalles sobre el rodaje en Girona.

5. La Casa Masó, una auténtica joya escondida del Novecentismo catalán

Paralelo a la Generación del 1914, el Novecentismo surgió en Cataluña como movimiento cultural y artístico. Mientras los modernistas, como Gaudí, decoraban edificios con coloridos motivos naturales, los novecentistas recurrían a formas clásicas y materiales tradicionales. En Girona se encuentra la casa natal de uno de los arquitectos con más renombre de la época, Rafael Masó. Se trata de la única casa pintada de blanco sobre el río y se puede visitar el interior reservando con antelación.

6. Una escena gastronómica envidiable

Girona es territorio de estrellas Michelin. Cabe mencionar el renombrado Celler de Can Roca, que acumula tres. El listón está por las nubes, aunque hay presupuestos para todos los bolsillos. Desde restaurantes más sofisticados hasta lugares donde sirven pa amb tomàquet con productos de la tierra, como el fuet, la longaniza y las deliciosas anchoas de l’Escala. Evitad las terrazas de la Rambla y comeréis como reyes a precios asequibles. Aquí tenéis un recorrido gastronómico con nuestras recomendaciones.

7. La heladería Rocambolesc, por si te faltaban argumentos culinarios

Hemos hablado de salado y ahora, toca un poco de dulce. Comer en el Celler de Can Roca no es una propuesta al alcance de todos los bolsillos, incluyendo el nuestro. Pero sí lo está probar los helados del Rocambolesc, una heladería regentada por el hermano pequeño de los Roca, Jordi.

Encontraréis cremosos sabores de vainilla y chocolate, y otros más extraños, como manzana al horno o lima y albahaca, que los heladeros combinaran con imaginativos toppings (como peta zetas de chocolate). Servido en tarrina, cono o panecillo caliente, es una experiencia que no os podéis perder (precios entre 2,50 y 4€). También elaboran polos de lo más curiosos: la mano de Jamie Lannister (aprovechando el tirón de Juego de Tronos, la Leona de Girona, el Oso y el Madroño de Barcelona o Darth Vader, entre otros.

8. Las moscas

Cuenta la leyenda que cuando Girona estaba sitiada por los franceses allá por el siglo XIII, una bandada de moscas virulentas salieron del sepulcro de San Narciso (enterrado en la ciudad) y atacaron a los invasores. Muchos, incluido el rey, murieron y huyeron aterrorizados a Francia ante la mortífera plaga. Desde este milagro, las moscas son un símbolo de la ciudad. De hecho, dan nombre a la cerveza artesana de la ciudad, la Moska.

9. A dos pasos de Barcelona

La cercanía de la capital gerundense a Barcelona la convierte en una escapada ideal de uno o dos días. Girona es accesible en 1h30 en coche, 1h20 en tren (12€ el trayecto), o 40 minutos en tren de alta velocidad (16€ en Avant y 30€ en AVE). Aquí tenéis el sitio de Renfe para consultar horarios y tarifas.

10. La puerta de entrada a la mágica (y volcánica) región de la Garrotxa

Finalmente, Girona sirve de umbral a la región de los volcanes de la Garrocha, donde además de un paraje natural espectacular, encontraréis pueblos que bien merecen una parada en un itinerario en Cataluña. Tanto si viajáis en coche como en autobús público, no podéis dejar pasar la oportunidad de parar en Besalú, un pueblo parado en el tiempo, o Castellfollit de la Roca, construido sobre una cornisa volcánica. Y si tenéis tiempo, podéis aprovechar para descubrir el parque natural de los volcanes de la Garrotxa. ¡Aquí tenéis una entrada sobre algunos de los pueblos más bonitos de la provínica!

Más información:

Itinerario de un día en Girona

Dónde comer bien y barato en Girona



7 pensamientos sobre “10 motivos para escaparse a Girona”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *