Día 1: Tokio – Akihabara y Ginza

Día 1: Tokio – Akihabara y Ginza
Como os contaba en nuestra entrada de datos prácticos a la llegada al aeropuerto de Narita, yo me encontraba fatal, pero después de una comida (de arroz blanco) revitalizante, recuperé un poco de energía y me pudieron más las ganas de no perder el primer día en Tokio que las de echarme a descansar. Eso, sí, ese día dormí fantástico, ni rastro de jet lag, que al siguiente ya sí que lo noté. Bueno, ¿empezamos la rutita?

Cómo llegar al centro de Tokio desde Narita

Podéis llegar al centro principalmente en el Narita Express (entra con el Japan Rail Pass si lo activáis en el mismo aeropuerto) o con el Keisei Skyliner, combinable con tíquets de metro de 24, 48 y 72 horas. Nosotros escogimos la segunda opción. Tenéis todos los detalles en nuestra entrada anterior.

Dónde alojarse

Tokio es inmenso y sus atractivos están muy repartidos. Le dimos muchísimas vueltas a dónde alojarnos, pero la verdad, es que no hace falta darle tantas: vayas donde vayas, estarás cerca de algo y lejos del resto. Por lo tanto, lo mejor es escoger un alojamiento cerca de una estación de metro bien conectada. La mayoría de viajeros escogen Ueno, Akihabara o Asakusa precisamente por este motivo. Nosotros escogimos el barrio de Asakusa, el barrio más tradicional de Tokio, y nos alojamos a escasos minutos del templo Senso-ji y la estación de metro. En concreto, escogimos el Bunka Hostel y resultó ser un hostal correctísimo, moderno, con un personal extremadamente amable, muy limpio y con habitaciones compartidas pero silenciosas, tanto que parecía que estábamos solos. Si no os importa compartir, os lo recomendamos. Nos salió por 94€ por persona, 5 noches.

Qué ver en Akihabara

Después de una comida que me ha calmado un poco el dolor de barriga y me ha hecho coger algo de fuerza, nos disponemos a empezar a recorrer la ciudad. Al salir a la calle siento que hasta ahora no he reaccionado muy bien a todos los estímulos de un entorno tan diferente al que estamos acostumbrados: a penas tenía fuerzas para caminar o pedir cosas en el aeropuerto, ¿cómo iba a prestar atención al resto? Ahora sí todo empieza a llamarme la atención y voy mirando a todos lados, aunque sigo sintiendo que todo me supera de momento. Cogemos el metro y nos vamos a Akihabara, el barrio de la electrónica y los otaku (como se conoce a los fans del anime y el manga, aunque en este sentido no sé si yo estaré muy puesta, pero no vi tanta cosa). Nada más salir del metro y doblar una esquina nos encontramos de frente con un gran edificio de Sega. Hay varios repartidos por el barrio, pero decidimos entrar al primero que vemos a echar un ojo. Plantas y plantas de máquinas de juego: tambores, plataformas para bailar, videojuegos, máquinas de gancho con cientos de peluches… Pero sobre todo, lo que más llama la atención es el ruido: música y sonidos a todo volumen contrastan con el silencio que impera en la calle. Nos ha sido suficiente con tomar un metro y andar un poco por la calle para ver que los japoneses son extremadamente silenciosos. Uno va andando o sentado en el transporte público y parece que va solo, pero es pasar por delante de una tienda o un salón de juego y suben los decibelios a niveles ensordecedores. IMG_6595-min Vamos recorriendo las calles principales entrando y saliendo de cada tienda que nos llama un poco la atención. Flipamos un montón con los locales repletos de máquinas de gashapon (o bolas de juguetes): están todas una encima de la otra cubriendo las paredes por completo y las hay de temáticas infinitas. IMG_6603-min También entramos a librerías de manga y ahí sí pasa algo muy curioso. En la planta baja, todo muy normal, pero cuando vas subiendo digamos que los mangas van subiendo de tono, cada vez un poquito más. En algunas incluso dicen que la última planta está reservada únicamente para hombres, aunque en las que entramos nosotros no había ningún tipo de restricción por sexos (aunque sí muchos más hombres que mujeres en las plantas superiores). Hay que ver estos japoneses… IMG_6600-min Cerquita de la estación de metro de Akihabara, a un lado veréis que hay una serie de pasadizos cubiertos con tiendas de electrónica mucho menos llamativas. Se trata de las tiendas originales de Akihabara, las que dieron al barrio la fama de electrónico. Muchas siguen abiertas y venden todo tipo de artículos antiguos y modernos, sobre todo accesorios de equipos de música y fotografía. IMG_6621-min

La Navidad a toda luz en Ginza

Empieza a caer el sol y cogemos el metro hacia Ginza, un barrio de rascacielos muy moderno y conocido como distrito de compras muy cerquita de Akihabara. Nuestra intención es dar un pequeño paseo y ver las luces de Navidad, para luego regresar a Akihabara para cenar y ver el ambiente nocturno del barrio. Bajamos en la estación de Shimbashi y la verdad es que a pesar de llevar el GPS en marcha, nos cuesta encontrar lo que buscamos: las luces de Navidad del centro comercial Caretta Shiodome. Después de muchas vueltas y de no saber ni dónde cruzar la calle, llegamos y nos encontramos con un jardín de iluminaciones impresionante. Cada quince minutos, hay un espectáculo de luz, música y color, este año a ritmo de la banda sonora de la Bella y la Bestia. Entre función y función, la gente se aglomera para cruzar entre los árboles de luces y nosotros nos quedamos a un lado, rodeando la exhibición. Para un país que no celebra la Navidad, la verdad que el efecto lo consiguen con creces. IMG_6627-min De vuelta pasamos por delante de otra iluminación en la estación de Shimbashi, aunque por la temática no sabemos si la tendrán todo el año o solo por Navidad. Se trata de la evolución de un tren: las luces están dispuestas de tal manera que se van iluminando desde un tren antiguo hasta un tren bala actual. IMG_6622-min Con todo esto, cogemos de nuevo el metro y volvemos a Akihabara, donde todos los edificios ya están iluminados con neones y pantallas por doquier. IMG_6611-min

Dónde comer

Como llegamos a nuestro alojamiento sobre la una del mediodía y yo me encontraba tan mal, decidimos comer en el mismo restaurante del Bunka Hostel. A pesar de que los precios eran un poco más caros que otros restaurantes de la zona, pensamos que total, yo iba a comerme un bol de arroz a secas para ver si se me calmaba un poco el estómago. Eso sí, para hacerle entender a la mujer, que hablaba lo justo de inglés que queríamos un curry japonés y un bol de arroz solo, las pasamos canutas. Entendía mil cosas, pero no lo que le quería decir: que si quería dos platos de curry pero uno sin arroz, que si el arroz separado de la salsa… Al final nos hicimos entender y pudimos comer un poco y descansar antes de salir a descubrir la ciudad. Por la noche, de regreso a Akihabara, nos pusimos a buscar un restaurante de la zona que habíamos visto en Tripadvisor: Myojinsoba Kiyari Kandamyojinmaeten. Para llegar pasamos por templo Kanda, que nos pareció mágico como primer contacto con los templos japoneses, con sus miles de linternas de papel. 2017-12-25 02.19.08 1-min IMG_6644 Y justo en la calle que da a la entrada principal del templo, encontramos el restaurante. IMG_6658-min Por lo visto, están poco acostumbrados a recibir comensales que no sean japoneses y el lugar tenía un aire muy auténtico, con mesas bajas y tatami en parte del local. La carta nos pareció difícil de entender, pero bueno, así probamos cosas que quizás no habríamos pedido de normal. El resultado fue una sopa de fideos con tofu y otra de fideos, soja fermentada, algas, huevo y una masa blanca con una textura bastante rara pero rica. La primera se servía caliente, mientras que la segunda era fría, lo cual era todavía más raro. La cena nos salió por 1770¥ entre los dos, unos 13€ al cambio. IMG_6655-min Cerca de la estación de Akihabara hay también restaurantes temáticos, como el Gundam Café o el AKB48, dedicado a un grupo de música pop muy idolatrado en Japón. Si estáis buscando este tipo de experiencia en Tokio, Japonismo tiene una guía completísima de restaurantes temáticos. IMG_6615-min

En resumen:

Itinerario: 12 días en Japón



2 pensamientos sobre “Día 1: Tokio – Akihabara y Ginza”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *