Días 8 y 9: Chefchaouen, el pueblo azul

Días 8 y 9: Chefchaouen, el pueblo azul

¿Cómo llegar de Tánger a Chefchaouen?

Terminamos nuestra última entrada en un tren nocturno de Marrakech a Tánger. Pero nuestra intención es dejar esta ciudad del norte para otra visita y salir de Tánger hasta el pueblo azul de Chefchaouen directos. La idea inicial era tomar un bus para cubrir el recorrido, pero por suerte compartimos compartimento de literas con dos chicos españoles que conocen muy bien Marruecos (de hecho, ¡era la 14ª vez que visitaban el país!) y nos recomendaron que hiciéramos el trayecto en taxi compartido, ya que salía al mismo precio que el autobús (unos 50MAD, 5€ por persona) y además era mucho más rápido: hora y media comparado con las 2h30 mínimo de bus (si todo salía bien, inshallah, y eso nunca pasa en el transporte público por carretera, al menos en nuestra experiencia en Essaouira y el desierto de Merzouga).

Llegamos a las 7h30 a la estación y no nos faltaron ofertas de petits taxi para llevarnos directamente a Chefchaouen por sumas desproporcionadas. Y nosotros lo que queríamos es que nos llevaran a la estación de grands taxis o taxis compartidos.  Al final, un taxista rezagado del grupo nos dice que nos lleva por 15MAD (1,5€) y allá vamos.

Nos deja en la estación de taxis, dónde ya están señalizados los principales destinos desde Tánger y, entre ellos, Chefchaouen. Nos apuntan para ir a Chefchaouen y nos indican que esperemos a que se llene el taxi para irnos. Supongo que depende del día se espera más o menos. Nosotros esperamos unos 40 minutos. Mientras, desayunamos un poco de galletas que llevábamos en la mochila y escuchamos el griterío de los taxistas llamando a la gente de la calle para que fueran en su taxi. Como si alguien fuera a oírlos y decidir, así sin más, que hacía un día soleado y perfecto para ir de excursión.

IMG_3493-min

Finalmente, sobre las 8h30 salimos hacia Chaouen y llegamos poco antes de las 10h. La carretera está en muy buenas condiciones y el paisaje cambia radicalmente respecto al sur de Marruecos: en el norte todo es más verde y parece que estamos en un país totalmente distinto.

Alojamiento

Cuando llegamos a Chefchaouen todavía nos queda encontrar nuestro hotel. Para nuestra estancia de una noche, elegimos el Hotel El Molino, en la parte más alta de la medina. Como llevamos las maletas y el pueblo está sobre una colina, nos subimos a un petit taxi que nos acerca por 10MAD (1€). Y enseguida que nos bajamos, como no podía ser distinto, no nos dejan en paz para encontrar el hotel solo. Nos mandan a dar vueltas para liarnos, se ofrecen a llevarnos las maletas… Cualquier cosa por una propina.

El Molino

Finalmente llegamos y nos dan a escoger entre dos habitaciones muy acogedoras, por 25€ la noche (aunque esta vez, sin desayuno). Lo mejor del hotel, el idílico jardín y la terraza. Lo peor, pero a la vez una anécdota más, que se encuentra justo al lado de una mezquita y su minarete, por lo que la primera llamada al rezo del almuédano a las 5h30 de la mañana le despierta a uno de un sobresalto, aunque al poco yo me volví a dormir sin problemas.

La medina

Una vez instalados nos disponemos a explorar una medina que, por lo poco que hemos visto por el camino, nos parece muy prometedora. Vamos a estar dos días en el pueblo, con lo que nos lo tomamos con toda la calma del mundo. Se trata de un pueblo muy tranquilo y sin agobios. No sabemos hasta qué punto atribuir el buen rollo a la marihuana, ya que Chefchaouen a parte de azul también es conocida por sus verdes cultivos. Nosotros nos propusimos contar cuántas veces nos ofrecían hachís durante nuestra estancia y fueron nada más y nada menos que en 30 ocasiones en menos de dos días.

Sin duda, lo más característico de Chefchaouen es el color azul de sus calles y edificios. No hay direcciones a seguir, lo mejor es perderse.

blue chefchaouen

Hay dos plazas principales, que pueden servir de referente:

        – La plaza pequeña (el Hauta): un pequeño espacio abierto, con una fuente en medio y rodeada de terrazas y balcones. No es gran cosa, pero cuando fuimos coincidió con el adhan (llamada a la oración) de la tarde y el canto desde todas las mezquitas resonaba especialmente en la plaza. Fue una de esas experiencias sensoriales que no se olvidan de Marruecos.

IMG_3533-min

        – La plaza grande (Uta el Hammam): mucho más animada, con terrazas de bares turísticos, una mezquita y un alcázar. Es sin duda el lugar más concurrido y aunque no lo recomendamos para comer, el segundo día nos compramos msmen (crêp marroquí) en un horno tradicional y nos sentamos en la terraza de una cafetería en uno de los laterales de la plaza (la verdad es que éramos casi los únicos guiris), y fue donde nos sirvieron el mejor té a la menta que probamos en todo Marruecos.

IMG_3534-min

Repartidas por todo el pueblo, veréis decenas de fuentes. Mi favorita fue sin duda la más colorida, la fuente andalusí.

fountains

Otro de mis lugares favoritos de Chefchaouen fue esta mezquita, cuyo minarete hexagonal me parece sencillamente precioso:

IMG_3516-min

En la misma calle de la mezquita, se encuentra la calle más azul (y sin duda la más fotogénica para los instagrammers) de todo Chefchaouen.

IMG_3525-min

Chefchaouen alberga pequeños tesoros en cada rincón, zaouias (antiguos edificios religiosos) y hornos tradicionales de pan.

IMG_3578-min

Aquí y allí se asoman los mil y un gatos que habitan la ciudad.

gatos

Dónde (y qué) comer en Chefchaouen

Aunque nos encanta probar distintos lugares durante nuestros viajes, en Chefchaouen nos gustó tanto el primer sitio en el que comimos que lo que queríamos probar era el resto de la carta. El local se llama Beldi Bab Bbsour y se trata de un restaurante pequeño, con lo cual seguramente deberéis compartir mesa con otros comensales. El primer día lo encontramos casi por casualidad en una calle cercana a la plaza Uta el Hammam.

IMG_3543-min

Teníamos bastante hambre y por eso nos pedimos dos primeros – un cocido de lentejas y otro de habas baisara (12MAD; 1,20€ por plato) – y dos segundos – un tajine de kefta (carne picada por 25MAD; 2,50€) y un tajine de cordero con ciruelas (30MAD, 3€). Junto con un té grande para dos (15MAD; 1,5€), nos salió la comida por 95MAD (9,5€). Las raciones fueron bien grandes y la comida estuvo sencillamente deliciosa.

beldi bab ssour

De hecho, acabamos tan llenos que por la noche decidimos comprar un pan en un horno tradicional, una ensalada marroquí del mismo restaurante dónde habíamos comido a mediodía, un queso fresco y dos dulces para improvisar una cena light. El queso resultó ser todo un descubrimiento. Lo vendían en varios puestos callejeros por la tarde y a un precio irrisorio, nosotros compramos un buen pedazo por 5MAD (0,5€).

IMG_3568-min

Y con todos estos ingredientes disfrutamos de una cena relajada en la magnífica terraza con vistas del hotel El Molino.

IMG_3599-min

Al día siguiente, no dudamos volver al restaurante Beldi Bab Ssour. Nos había gustado tanto el día anterior que no podíamos dejar pasar la oportunidad de probar más cosas de la carta. Eso sí, después de todo lo que engullimos el día anterior, decidimos moderarnos un poco y pedir solamente un primero y un segundo para compartir. Nos decidimos por un cocido de alubias (12MAD; 1,20€) y una pastilla o pastela de pollo (35MAD, 3,5€). La pastilla es una especie de hojaldre dulce, con canela y almendras, relleno de carne y/o verduras, muy típico del norte de Marruecos. Y a pesar de tener una mezcla de sabores un poco peculiar, a nosotros no nos decepcionó. Con una Coca-Cola y un té pequeño, la comida nos salió por 65MAD (6,5€).

beldi bab ssour 2

La fuente Ras el Ma y la mezquita española

Empezamos nuestro segundo día en Chefchaouen yendo a la parte alta de la ciudad para visitar la fuente Ras el Ma. Por el camino, pudimos ver a bastantes mujeres haciendo la colada a mano en los lavaderos del pueblo, junto al río.

IMG_3500-min

A continuación, cogemos un camino a la izquierda de la fuente que nos lleva colina arriba hasta la mezquita española. Hasta hace más bien poco, se trataba de las ruinas de la mezquita, aunque cuando nosotros la visitamos la estaban construyendo de nuevo. Y vosotros os preguntaréis, mezquita ¿española? Pues sí, al igual que la mayoría de las calles de la medina de Chefchaouen tienen nombres españoles (calle de las Acequias, por ejemplo). Se debe a que Chefchaouen fue fundada por los árabes andalusíes que fueron expulsados de España por los Reyes Católicos. ¿Curioso, verdad?

IMG_3632-min

Por el camino hacia la mezquita seréis testigos de escenas rurales de postal, como estos pastores descansando a la sombra con su rebaño.

rural

El templo en sí no tiene mucho encanto, pero sin duda ofrece las mejores vistas al pueblo azul, por lo que vale la pena realizar esta pequeña excursión de apenas 15-20 minutos.

IMG_3637-min

¿Os hemos comentado ya que los alrededores de Chefchaouen son conocidos por el cultivo de marihuana? ¿Y que en menos de dos días nos ofrecieron nada más y nada menos que 30 veces? ¡Pues ahora os contaremos con detalle la vigésimo octava vez! Resulta que una vez llegamos a la mezquita, uno de los trabajadores que estaban pintando (demasiado bien por lo colocado que iba) se nos acerca a ofrecernos hachís. Rechazamos amablemente, pero el tipo empieza un monólogo en perfecto castellano proponiéndonos ir andando a su granja en las montañas, para ver las plantaciones, fumar, tomar un té… Vamos, ¡que tenía el plan para una tarde perfecta y no entendía que no quisiéramos ir con él!

Traslado a Fez

Terminamos nuestro segundo día en Fez recorriendo de nuevo la medina y sorprendiéndonos con nuevos rincones y detalles en los que no habíamos reparado el día anterior.

blue doors

También nos sentamos a refrescarnos en un puesto de zumos y batidos de fruta antes de ir a recoger las maletas al hotel y dirigirnos hacia la estación de autobuses, en la parte más baja de la ciudad, fuera de la medina. A las 18h, ¡nos vamos a Fez!

Miramos nuestra app CityMaps2Go y vemos que estamos a tan solo 15 minutos andando de la estación de autobuses, así que decidimos ir a pie. Los tickets los habíamos comprado con antelación en la web de CTM que es, junto a Supratours, la compañía de buses más recomendada para trayectos largos en Marruecos. Para cubrir las 4h de trayecto (la carretera aquí deja mucho que desear), nos cobran 150MAD los dos (15€).

Llegamos sin problema a la estación y salimos con tan solo 10 minutos de retraso hacia Fez. Y a pesar de las curvas y el mareo, realmente, todo ideal hasta que llegamos… ¡aunque esto ya es una historia para nuestra próxima entrada!

En resumen:

Itinerario: Marruecos en 12 días



4 pensamientos sobre “Días 8 y 9: Chefchaouen, el pueblo azul”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *