Dónde comer bien y barato en Girona

Dónde comer bien y barato en Girona

Como ya os contamos en nuestra entrada 10 motivos para escaparse a Girona, a los restaurantes de la ciudad no les faltan estrellas. Cabe mencionar el renombrado Celler de Can Roca, que acumula tres distinciones Michelín. El listón está por las nubes, aunque hay presupuestos para todos los bolsillos. Desde restaurantes más sofisticados hasta lugares donde sirven pa amb tomàquet con productos de la tierra, como el fuet, la longaniza y las deliciosas anchoas de l’Escala. Evitad las terrazas de la Rambla y comeréis como reyes a precios asequibles.

Aquí os dejamos un menú para un día, de la mañana a la noche para disfrutar de lo mejor de la escena gastronómica de Girona sin tener que vaciar la cartera.

Desayuna en La Fàbrica

Pasear por Girona es un placer, pero para ver todo lo que ofrece la ciudad en un día, conviene empezar con un desayuno energético. Propiedad de un ciclista profesional y decorado con motivos ciclistas, este local de la calle de la Llebre en pleno caso antiguo es frecuentado por amantes del ciclismo y hipsters por igual.



Los locales lo frecuentan tan solo en ocasiones especiales, ya que los precios no son precisamente de bar de pueblo. Sin embargo, el café de La Fàbrica bien vale la pena. Y la variedad de opciones dulces y saladas para romper el ayuno matutino también: tarta de queso, de Oreo, magdalenas, croissants, quiches

Dos cafés + una porción de tarta de chocolate con Oreo + croissant de jamón y queso= 11,50€

El buen sabor de las cosas sencillas en La Terra

Este restaurante de la calle de les Ballesteries se encuentra en una de las coloridas casas que cuelgan sobre el río Oñar. Por ello, si tenéis suerte, podréis coger una mesa al lado de las ventanas y comer con unas vistas preciosas. Además, el local tiene una estética que llama la atención: está totalmente cubierto de azulejos hidráulicos, de todos los colores y diseños. Uno podría pensar que los precios van acordes a la ubicación y el ambiente, pero nada más alejado de la realidad: La Terra tiene una carta de platos sencillos (tapas, ensaladas, sándwiches y hamburguesas) a precios muy asequibles.

Como entrantes, podréis probar quesos y embutidos catalanes o las famosas anchoas de l’Escala. Para comer, os recomendamos las hamburguesas caseras, en particular la hamburguesa de botifarra de payés (una delícia en un crujiente llonguet). El pan, las quiches y los postres vienen de Casa Moner, una institución panadera y pastelera en Girona.  Podéis acompañar vuestra comida de Moska, la cerveza artesanal de Girona.



Estuvimos día y medio en Girona y comimos dos veces en La Terra (nos sorprendió tanto que tuvimos que repetir): un entrante + dos hamburguesas + 2 cervezas Moska = 16€

Refréscate en Rocambolesc

Este sitio me tiene perdidamente enamorada. También fuimos dos veces porque no podíamos consentir no probar más sabores de helado. El local se encuentra en la calle de Santa Clara (cruzando el puente de les Peixateries Velles a la derecha) y aunque pasa bastante desapercibido se trata de una heladería regentada por Jordi Roca, el pequeño de los hermanos del galardonado Celler de Can Roca. Los sabores de sus helados son irresistiblemente tentadores: de los más típicos (vainilla y chocolate) a los más exóticos (mango, albahaca y lima), pasando por variaciones heladas de postres tradicionales (manzana al horno). Todos ellos pueden probarse en cono de galleta o tarrina combinados con los toppings más llamativos: bizcocho de calabaza, azúcar de menta o ¡peta zetas de chocolate! También es posible degustar estas delícias reposteras en un panecillo caliente, relleno del helado de vuestra elección y horneado al momento.

Finalmente, otra de las creaciones más imaginativas del Rocambolesc son los polos. Los hay de la Lleona de Girona, del Oso y el Madroño de la Plaza del Sol en Madrid, el dedo de la estatua de Colón en Barcelona o «helado oscuro» con la forma del casco de Darth Vader de la Guerra de las Galaxias.

Y, seguramente el más popular en Girona, la mano de Jamie Lannister de Juego de Tronos, de mango y naranja sanguínea, que aparte de estar riquísimo levanta las pasiones de los seguidores de la serie, que pueden disfrutar de este peculiar helado en el mismo lugar de rodaje de la popular producción televisiva.

Helados (dependiendo del tamaño, con o sin toppings): entre 2,70 y 3,90€
Panecillos rellenos de helado y toppings: 4€
Polos: alrededor de 3€

Tentaciones sirias en Girona

Quizás ya estáis empalagados con tanto dulce, pero queremos hacer una mención especial a la pastelería Palmira, en la calle Ballesteries. Regentada por un joven refugiado sirio, este local prepara espectaculares dulces sirios, como baklava (pasta de nueces triturada y bañada en miel, rellena de frutos secos). Se venden los dulces al peso, según el tipo entre 2 y 3€ los 100g aproximadamente. Muy, muy recomendable.


Tapea en Vadevins

Para terminar el día, lo mejor es el ambiente distendido del Vadevins. Hay que llegar temprano para coger sitio, ya que se trata de un local pequeño y muy frecuentado. La comida y la bebida se piden en la barra y os la llevan a la mesa. Destaca por una amplia oferta de vinos y vermús, así como de raciones y tablas ideales para compartir.



Ración de croquetas + Ración de anchoas + tabla grande de quesos y embutidos con pa amb tomàquet + copa de vino + cerveza = 15€

En resumen:

Itinerario de un día en Girona

10 motivos para escaparse a Girona



1 pensamiento sobre “Dónde comer bien y barato en Girona”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *