En el corazón de la Garrotxa: Besalú y Castellfollit de la Roca

En el corazón de la Garrotxa: Besalú y Castellfollit de la Roca

Girona se encuentra ubicada muy cerca de uno de los parajes naturales más espectaculares de Cataluña: el parque volcánico de la Garrotxa. Hay muchos motivos para visitar la ciudad y uno de ellos es precisamente su proximidad a pueblos y paisajes únicos.

En nuestra escapada a Girona le dedicamos una mañana a dos de sus pueblos más representativos: Besalú y Castellfollit de la Roca. Nosotros usamos el transporte público para realizar el recorrido (la estación de bus se encuentra justo enfrente de la estación de trenes de Girona), aunque tenemos que admitir que en coche, reduciréis los tiempos y en un día os da para completar la visita con alguna excursión al parque natural de la Garrotxa.

Besalú

Este pueblo a 36 km de Girona es de postal medieval. Al cruzar el puente, digno de una escena de sitio en cualquier película ambientada en la Edad Media, os sumergiréis en un entramado de callejuelas empedradas de lo más pintorescas, en las que se respira tranquilidad y autenticidad. Veréis flores de cardo secas en algunos portales, una tradición que antaño significaba protección para la casa.

Las calles de Besalú esconden verdaderas gemas del arte románico. Cabe mencionar la iglesia de Sant Vicenç, del siglo X, que se alza hacia el cielo con un espléndido campanario.

En la plaza de Sant Pere también podréis ver un monasterio románico del mismo nombre. Desafortunadamente, para visitar el interior hay que pedir cita previa mandando un correo a la Oficina de Turismo y las visitas son muy limitadas. Nosotros no tuvimos suerte en nuestras fechas, así que nos tuvimos que conformar con lo pudimos vislumbrar desde los cristales polvorientos de la entrada.

En la misma plaza, se encuentra el Museo de Miniaturas. Para nosotros carecía de interés, pero quizás pueda ser interesante para visitar con niños. Lo que sí vale la pena es observar los detalles de los portales de la antigua iglesia-hospital de Sant Julià, que se encuentra justo al lado del Museo de Miniaturas.

Bajando por una de las calles laterales de este edificio llegaréis a la parte más baja del pueblo, donde podréis pasear entre los huertos del Camí del Rec, a la orilla del río Fluvià. Siguiendo el curso del río tendréis unas bonitas vistas del puente medieval, pero probablemente no podréis cruzar al otro lado debido al nivel del agua.


Volviendo al pueblo, pasaréis por la antigua sinagoga, de la que solamente se conserva la base y la Mikvé, donde se realizaban los baños rituales de purificación judíos.

Castellfollit de la Roca

Apenas 14 kilómetros más lejos de la villa medieval de Besalú, el paisaje cambia radicalmente. Castellfollit de la Roca se erige sobre un riscal basáltico que impresiona a simple vista y que bien vale una parada.

Es imprescindible recorrer el pueblo hasta la punta del riscal, donde se erige la antigua iglesia de Sant Salvador, que fue destruida durante la Guerra Civil y se reconvirtió en museo del pueblo en los 80. La visita a la planta baja del museo es gratuita y en ella podréis ver a los gigantes de Castellfollit de la Roca.



Subir a la torre del campanario cuesta el precio simbólico de 1€ y las vistas desde la parte alta del edificio son espectaculares.



Desde la iglesia-museo empieza un sendero que lleva a la parte baja del riscal. El camino es muy fácil de seguir y en unos 15 minutos os llevará hasta un puente desde el que se puede observar una preciosa panorámica de la roca volcánica.

Excursión entre volcanes

En esta ocasión no pudimos adentrarnos en el parque natural de los volcanes de la Garrotxa, pero tuve la oportunidad de visitar la zona de pequeña y recomiendo totalmente la experiencia. Se puede acceder al parque en transporte público o privado:

        – En autobús: seguir el itinerario hasta Olot. Desde allí, podréis tomar el Bus de los Volcanes, que une los pueblos de Olot y Santa Pau haciendo diversas paradas en las entradas del parque.

        – En coche: el parque natural dispone de aparcamiento para todo el día por 4€. Sin embargo, las plazas son muy limitadas así que en días festivos y días de semana casi es mejor llegar muy temprano para encontrar sitio o, de lo contrario, dejar el coche en Olot o Santa Pau y llegar al parque natural en autobús.

Hay muchísimas rutas senderistas por el parque, aunque la más recomendable para poder admirar paisajes diversos es la número 1. Se trata de un itinerario circular (4h) que pasa por la Fageda d’en Jordà (un precioso hayedo sobre una colada de lava), el volcán de Santa Margalida, cuyo cráter está recubierto de prados, y el volcán del Croscat, que exhibe una brecha impresionante a causa de las extracciones de materiales volcánicos en su ladera y que dejan al descubierto oscuras capas de roca volcánica.

En resumen:

Más información:

10 motivos para escaparse a Girona

Itinerario de un día en Girona



3 pensamientos sobre “En el corazón de la Garrotxa: Besalú y Castellfollit de la Roca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *