Día 11: Volúbilis, Mulay Idriss y Meknés

Día 11: Volúbilis, Mulay Idriss y Meknés

¿Cómo ir de Fez a Meknés y Volúbilis?

Nuestro plan inicial era hacer la excursión yendo en tren hasta Meknés (hay bastante frecuencia y el ferrocarril une las dos ciudades en aproximadamente una hora, por unos 20MAD el trayecto, 2€) y de ahí coger un taxi que nos llevara a las ruinas de Volúbilis (unos 40 minutos) y de vuelta. Teniendo en cuenta que el taxi debería estar con nosotros unas 3-4h, el precio regateando sería de unos 30€.

Pero una vez que llegamos a Fez y ya en el Dar el Yasmine, le comentamos a uno de los encargados nuestro plan de visitar Volúbilis al día siguiente y nos aconseja que tomemos un taxi directamente de Fez para ahorrar tiempo ya que, compartido, nos saldrá casi igual de precio que nuestra combinación y, sobre todo, ahorraremos tiempo y podremos controlar las paradas. Al final, durante el día se puso en contacto con otro riad que tenía un cliente interesado en compartir taxi con nosotros y cerramos el trato por 200MAD por persona (20€) para tener el taxi a nuestra disposición prácticamente todo el día.

Volúbilis

Nos ponemos en ruta hacia Volúbilis a las 10h, después de un desayuno copioso en Dar el Yasmine, y por el camino bordeamos el lago Sidi Chahed.

IMG_3868-min

A las 11h30 llegamos a las ruinas de Volúbilis, los restos arqueológicos de una próspera urbe romana. Pagamos los 20MAD (2€) que vale la entrada y acordamos volver al taxi al cabo de 1h30, aunque al final alargamos media hora la visita, ya que la extensión es bastante grande.

IMG_3920-min

De Volúbilis, cabe destacar la parte alta de la ciudad, en la que se encuentran bastante bien conservados la basílica y, en lo alto de una escalinata, el templo de Júpiter.

IMG_3889-minIMG_3940-min

A la derecha de la basílica, viniendo de la entrada, veréis el arco de Caracalla.

IMG_3901-min

A ambos lados se encuentra lo que parecen los restos de una típica villa romana. Las columnas se suceden a uno y otro lado del paseo.

columnas

Y las casas romanas albergan algunas sorpresas fálicas (¡ups!), que representaban fertilidad y buena suerte para la casa.

IMG_3894-min

Pero lo que hace de Volúbilis un lugar único es el estado de conservación de sus numerosos mosaicos, que se encuentran entre los vestigios de las antiguas viviendas romanas. El más impresionante para mí fue sin duda el de los doce trabajos de Hércules. ¡Pero hay muchos más! Los mejor conservados, como el de Orfeo, el de Venus o el Acróbata (subido a un burro), están claramente indicados con una pequeña explicación de lo que representan. Otros se encuentran en peores condiciones y no están ni señalizados.

mosaics

La ciudad sagrada de Mulay Idriss

Aunque inicialmente queríamos ir solo a Volúbilis y Meknés, el taxista nos hace una parada en lo alto de una colina para que tengamos una vista panorámica idónea a la ciudad sagrada de Mulay Idriss, a apenas 10 minutos en coche de las ruinas romanas. Mulay Idriss fue el fundador de la ciudad de Fez y también el responsable de traer el Islam a Marruecos. Dice la tradición religiosa que peregrinar 6 veces a Mulay Idriss durante su festividad equivale a un peregrinaje a la Meca.

IMG_3944-min

Y como tenemos tiempo, le pedimos al conductor que pare en la ciudad santa. A pesar de su denominación, los habitantes y peregrinos hoy en día no tienen ningún reparo a que los no musulmanes pisen la ciudad. La única restricción es, por supuesto, la entrada al Mausoleo de Mulay Idriss, que solo puede verse desde fuera. De hecho, en la entrada hay una barra de madera horizontal que limita la entrada. El cartel lo deja bien claro.

mulay idriss

Meknés

Llegamos a Meknés y, no os vamos a mentir, nos encontramos con una decepción tras otra. Queríamos visitar el mausoleo del sultán Mulay Ismail a las puertas de la medina que es, junto a la gran mezquita de Casablanca, el único templo religioso al que pueden acceder los no musulmanes en Marruecos. Sin embargo, cuando llegamos está totalmente vallado y rodeado de grúas por trabajos de restauración. ¡Qué pena!

IMG_3962-min

Seguimos nuestro camino hacia la puerta Bab Mansour, espléndida entrada a la medina, que da a la plaza Lahdim, un gran espacio abierto que muchos comparan con la plaza Jemaa el Fna por su capacidad de reunir gente, especialmente al caer la tarde.

IMG_3961-min

Nos damos un paseo por la medina y más pronto que tarde nos damos cuenta de que quizás no es muy buena idea visitar una medina un viernes y es que, al ser el día de descanso de los musulmanes, prácticamente todo está cerrado. Habíamos leído en muchos blogs que la medina de Meknés no tenía nada que envidiarle a la de Fez, pero la verdad es que no pudimos comprobarlo.

IMG_3953-min

Ya con hambre volvemos a la plaza Lahdim y nos sentamos en uno de los restaurantes de la plaza (siendo viernes, tampoco es que tuviéramos mucho donde elegir) y pedimos dos shawarmas de pollo con patatas por unos 60MAD (6€), mientras disfrutamos de las vistas de la plaza.

plaza meknes

Nos habíamos dado 2h para explorar Meknés pero la verdad es que en estas circunstancias se nos están haciendo largas, así que volvemos de nuevo al aparcamiento donde nos espera el conductor, que nos dice que antes de regresar a Fez, nos llevará a los graneros de Mulay Ismail. Hacemos una primera parada enfrente de las ruinas del edificio, desde donde podemos ver su inmensidad.

IMG_3964-min

Luego, paramos justo delante de la entrada, pagamos los 10MAD (1€) de rigor y entramos a visitar la estructura de 29 naves donde el sultán almacenaba el grano para las caballerías.

IMG_4005-min

Regreso a Fez

Ya son las 4 de la tarde y es hora de regresar a Fez. En poco más de una hora llegamos a la medina de Fez el-Bali donde le damos las gracias al conductor y nos dirigimos a nuestro hotel, el Dar El Yasmine, a descansar un rato. Sobre las 7 de la tarde salimos de nuevo y nos dirigimos a la parte alta de Talaa Kebira, cerca de la Puerta Azul, donde se encuentran muchos puestos de comida callejera. Nos decantamos por una especie de kebab de carne que resulta ser bastante especiado, pero realmente bueno y nos sentamos en un banco improvisado a cenar. Los dos nos salen por apenas 20MAD (2€)

No hemos comprado bebida y para calmar el picante del kebab decidimos dirigirnos a una cafetería con terraza justo a la salida de la Puerta Azul, donde nos sirven un vaso grande de té a la menta (10MAD; 1€). Pasamos un rato agradable viendo el ajetreo de gente que entra y sale a la medina hasta que el flujo de personas disminuye y decidimos que ya es hora de irnos a dormir. ¡Mañana es nuestro último día en Marruecos!

En resumen:

Itinerario: Marruecos en 12 días



3 pensamientos sobre “Día 11: Volúbilis, Mulay Idriss y Meknés”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *